Tecnología para medir las pirámides de Egipto

Yukinori Kawae construye detalladas maquetas en 3D de estos monumentos funerarios a partir de vídeos y fotos

Yukinori Kawae construye detalladas maquetas en 3D de estos monumentos funerarios a partir de vídeos y fotos

Foto: Manami Yahata

Este investigador crea modelos digitales en 3D de las pirámides utilizando lo último en tecnología

Más información

¿Cómo arrastraron los egipcios las piedras de las pirámides?

¿Cómo arrastraron los egipcios las piedras de las pirámides?

Cuando Yukinori Kawae explora las célebres pirámides de Gizeh no va en busca de tesoros perdidos o de cámaras secretas, sino de sus dimensiones reales. A pesar de lo mucho que se han excavado, fotografiado y escaneado, las medidas exactas de muchas pirámides egipcias siguen hoy día sin conocerse.

Kawae las vio por vez primera en 1992, cuando con 19 años de edad viajó desde Japón para estudiarlas. Al verlas, se quedó decepcionado: le parecieron mucho más pequeñas de lo que creía. Hoy, convertido en arqueólogo, valora cada centímetro de estas construcciones y vela por su preservación.

A lo largo de los últimos diez años ha rastreado numerosos yacimientos y los ha registrado con precisión. Crea modelos digitales en 3D de las pirámides utilizando escáneres láser y fotogrametría, una técnica que utiliza fotografías y vídeos captados desde distintos ángulos.

También ha cartografiado una hendidura similar a una cueva hallada en la Gran Pirámide de Keops y ha fabricado un modelo de esta construcción funeraria antes de que empezaran a restaurarla. Su trabajo pretende arrojar luz sobre cómo se construyeron esta y otras pirámides. Para ello planea utilizar la muografía, una técnica de imagen que emplea los rayos cósmicos para escanear la densidad de una estructura y trazar planos y dibujos de su interior.

Los escáneres láser, los detectores de rayos cósmicos y las maquetas en 3D han desentrañado algunos misterios de la arqueología y han permitido que investigadores de todas las edades y nacionalidades puedan acercarse a los yacimientos. El año pasado uno de ellos encontró pistas de dos cámaras ocultas en la tumba del faraón Tutankamón mientras analizaba las imágenes. En febrero, estudiantes de la Universidad Harvard llevaron a cabo un recorrido virtual por los complejos de Gizeh a partir de escáneres y fotografías. "Compartir esta información puede contribuir a dar respuesta a muchos interrogantes sobre las pirámides –afirma Kawae–, aunque nunca sustituirá el trabajo del arqueólogo a pie de yacimiento".

Más información

La orientación de las pirámides de Gizeh

La orientación de las pirámides de Gizeh

En la escuela secundaria vio por televisión un documental sobre pirámides y quedó fascinado. Ahora admite que sudar bajo el sol de Egipto no es tan glamuroso como lo pinta Hollywood.
¿Su hallazgo más relevante hasta la fecha? Un montón de basura, desenterrada hace una década, que proporcionó un atisbo de la vida diaria de las personas en la antigüedad. El objetivo de la arqueología, opina Kawae, es "registrar cualquier cosa del pasado para comprender al ser humano. No somos cazadores de tesoros. Necesitamos información, no tesoros", afirma.