Tarragona

Tarragona rememora su pasado romano

Tarragona

Tarragona

XAVIER SUBIAS / GTRES

El festival romano Tarraco Viva, del 16 al 26 de mayo de 2013, propone innumerables actividades: conferencias, recreaciones históricas, degustaciones o visitas a museos

Del jueves 16 de mayo al domingo 26 de mayo de 2013 Tarragona celebra la decimoquinta edición de Tarraco Viva, el festival romano de Tarragona, dedicado a la divulgación de la historia antigua y, en especial, de la época romana. El festival nació a finales de los años noventa para expresar el apoyo ciudadano a la candidatura de la antigua Tarraco como Patrimonio Mundial de la Unesco, que se materializó en el año 2000. Su propuesta consiste en ir más allá del estudio y conservación del patrimonio histórico, esto es, busca ponerlo al alcance de un público mayoritario, de los ciudadanos de Tarragona y de sus visitantes. Por ello, no se adornan ni se decoran los espacios ni las calles, sino que se muestra la ciudad tal como es o como ha llegado a ser desde la fundación de la Tarraco romana, en el siglo III a.C. La programación se desarrolla principalmente en espacios monumentales o arqueológicos relacionados con la época romana.  

En la presente edición se profundizará en el asesinato de Julio César, que cayó asesinado en el Senado víctima de una conspiración. ¿Trataron sus asesinos de restaurar las libertades republicanas al eliminar a un déspota o lo asesinaron porque percibían que un líder tan popular amenazaba sus intereses y privilegios? En 2013 también se cumplen 1.700 años de la promulgación del Edicto de Milán, que reconocía la libertad de culto en todo el Imperio romano y que favoreció, sobre todo, al cristianismo.

Por otro lado, el festival rinde homenaje a Peter Connolly, ilustrador del mundo clásico e infatigable investigador de la historia antigua, que participó en el festival en varias ocasiones y que falleció en mayo del año pasado. A lo largo de once días se ofrecen numerosas actividades relacionadas con la época romana: ciclos de conferencias y charlas; proyección de películas y documentales premiados; recreaciones históricas, por ejemplo, la ceremonia de apertura al mar, que realizaban los romanos con la llegada de la primavera; lecturas dramatizadas de las obras de Eurípides y Séneca; representaciones teatrales, en las que se podrá revivir el teatro cómico romano, o de títeres; degustación de la cocina de la República romana, incluidos los vinos más comunes del Mediterráneo; paseos por la muralla o por la ciudad de Tarraco; conciertos con instrumentos reconstruidos de época romana; jornadas de puertas abiertas en los museos; e incluso se ofrece al público la posibilidad de vestir como un senador, un legionario o un esclavo y participar en el festival.