Inglaterra

Stonehenge estaba conectado con el río Avon

Este hecho, ya conocido, se ha podido demostrar mediante el descubrimiento de dos zanjas bajo la carretera A344, que está siendo desmantelada

1 / 2

1 / 2

Stonehenge

Stonehenge

La configuración actual de Stonehenge, en la que se aprecia La Avenida desde el aire, cortada casi de forma perpendicular por la A344.  

© ENGLISH HERITAGE

2 / 2

Stonehenge

Stonehenge

Recreación del aspecto original de Stonehenge, sin la A344, que será visible en el verano de 2014.  

© ENGLISH HERITAGE

26 de septiembre de 2013

Stonehenge, el enigmático conjunto megalítico situado al sur de Inglaterra, sigue despertando debates sobre su significado más de 4.000 años después de su construcción. ¿Quiénes y cómo levantaron los colosales monolitos? ¿Formaban un círculo completo o incompleto? ¿Fue un cementerio para la élite de la comunidad? ¿Un templo religioso? ¿Un observatorio astronómico? ¿O un recinto multifuncional? ¿Fue un centro de peregrinación? ¿Acogió banquetes multitudinarios?

Este pasado verano se ha realizado un descubrimiento que puede parecer trivial pero que demuestra de forma tangible un hecho ya conocido: la existencia de un antiguo camino, de unos tres kilómetros de distancia, que conectaba Stonehenge con el río Avon, que pudo servir para trasladar las enormes piedras de caliza azul procedentes del río, pero que sobre todo fue una ruta procesional o avenida ceremonial hacia el recinto. La carretera A344, por la que circulan cada día más de 6.000 vehículos, corta de forma casi perpendicular este antiguo camino, conocido como «La Avenida», casi imperceptible desde el terreno, pero reconocible desde el aire. Durante los trabajos de desmantelamiento de la carretera A344, por parte de English Heritage, que pretende devolver a Stonehenge su antigua configuración, han aparecido bajo el asfalto las dos zanjas que flanquean La Avenida, justo en el punto donde se cruzan ambas vías, junto a una imponente piedra, la Heel Stone, situada a unos 24 metros de distancia de la entrada al monumento. La Avenida fue construida pocas centurias después de Stonehenge, entre 2600 y 2200 a.C., y fue proyectada de tal forma que estaba alineada con la salida del Sol durante el solsticio de verano y con la puesta del Sol durante el solsticio de invierno. «Ésta es una oportunidad única para investigar La Avenida bajo la superficie de la antigua carretera [la A344 fue construida sobre un camino principal que ya existía en el siglo XVIII]. Por primera vez nos ha permitido confirmar con total certeza que Stonehenge y su Avenida estuvieron conectados y lo volverán a estar en breve», comenta Nick Snashall, arqueólogo de la National Trust. Con la desaparición total de la A344, en el verano de 2014, Stonehenge recuperará su configuración original. 

Por otro lado, la prolongada sequía que se ha vivido recientemente en la zona ha puesto al descubierto algunas áreas libres de hierba en el recinto monumental -visibles desde el aire- que, según los expertos de English Heritage, corresponden a las posiciones que ocupaban antiguamente tres agujeros que sostenían sendas piedras. «Todavía hay un debate entre los arqueólogos sobre si Stonehenge fue un círculo completo o incompleto, y el descubrimiento de estos agujeros que contenían unas piedras ya desaparecidas ha reforzado la primera tesis, a pesar de la forma desigual del conjunto en el cuadrante suroeste», apunta Susan Greaney, de English Heritage.