¿Son estas las representaciones más antiguas de una erupción volcánica?

Los artistas de la cueva de Chauvet debieron de presenciar las erupciones volcánicas que se desencadenaron en la zona

1 / 6

1 / 6

Volcán Etna

Volcán Etna

Erupción del Etna en noviembre de 2012.

Foto: Marc Szeglat / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

2 / 6

Cueva de Chauvet

Cueva de Chauvet

Foto: D. Genty

3 / 6

Cueva de Chauvet

Cueva de Chauvet

Líneas curvas y divergentes realizadas con pigmento rojo.

Foto: D. Genty

4 / 6

Cueva de Chauvet

Cueva de Chauvet

Líneas curvas y divergentes procedentes de un panel de la cueva de Chauvet.

Foto: V. Feruglio

5 / 6

Volcanismo en Jaujac

Volcanismo en Jaujac

Rocas de lava en Jaujac, cerca de la cueva de Chauvet.

Foto: Vincent Scao

6 / 6

Cascada de Ray-Pic

Cascada de Ray-Pic

La cascada de Ray-Pic, de origen volcánico, está situada cerca de la cueva de Chauvet.

Foto: Sébastien Nomade

Los artistas de la cueva de Chauvet debieron de presenciar las erupciones volcánicas que se desencadenaron en la zona

Más información

Descubren el caso de decapitación más antiguo de América

Descubren el caso de decapitación más antiguo de América

La primera imagen de la fotogalería muestra la erupción del volcán Etna, en la isla de Sicilia, durante una noche de noviembre de 2012. Este tipo de eyección se llama erupción estromboliana. Es muy vistosa y poco violenta, a diferencia de la erupción pliniana, descrita por Plinio el Joven, que arrasó la ciudad de Pompeya.

Los dibujos que aparecen en la mitad izquierda de la segunda imagen proceden de la cueva de Chauvet, al sur de Francia, que contiene pinturas rupestres de más de 30.000 años de antigüedad, entre las más antiguas del mundo. En la composición de la izquierda se pueden distinguir tres elementos, realizados en el siguiente orden cronológico: la grupa de un animal en la parte superior, probablemente de un bisonte, que más bien parece la cima de una montaña; una serie de líneas curvas y divergentes que se formaron al extender el pigmento con las yemas de los dedos; y, en el centro, un ciervo del género extinto Megaloceros.

En la tercera imagen también se distinguen estas líneas curvas y divergentes. También en la cuarta imagen, en esta ocasión realizadas con pigmento rojo. Todas estas pinturas rupestres proceden de la cueva de Chauvet.

Un equipo de investigadores, dirigido por Sébastien Nomade, de la Universidad París-Saclay, considera que estos signos misteriosos "podrían ser las representaciones más antiguas de una erupción volcánica, unos 34.000 años anteriores a la descripción que hizo Plinio el Joven de la erupción del Vesubio y unos 28.000 años anteriores al mural de Catal Huyuk en Turquía". Presentan su hipótesis en un estudio publicado recientemente en Plos One.

Más información

Erupción de un volcán submarino, Tonga

Erupción de un volcán submarino, Tonga

Sí que hay similitudes entre la erupción estromboliana que reproduce la primera imagen y las misteriosas líneas curvas que aparecen en las imágenes ulteriores de la cueva de Chauvet, pero... ¿se trata de un argumento sólido para defender una hipótesis tan aventurada? Por eso, los investigadores han querido ir más allá de las simples apariencias y han conseguido documentar "la existencia de actividad volcánica estromboliana a unos 35 kilómetros al noroeste de la cueva, visible desde las colinas que hay por encima de la entrada de la cueva". Se refieren a la región del Bajo Vivarés, donde hay numerosos volcanes extintos.

"Más de diez núcleos volcánicos estallaron hace entre 45.000 y 15.000 años. Los cazadores-recolectores debieron de presenciar estas erupciones. Con esta hipótesis queremos demostrar que una o más de estas erupciones ocurrieron durante la ocupación de la cueva de Chauvet por parte de los auriñacienses", explica Nomade a Historia National Geographic. "Los artistas auriñacienses puede que se sintieran inspirados por la fuerza de estas erupciones, que fácilmente pudieron ser observadas durante la noche, cuando el cielo se iluminó de rojo", concluye.