IMAGEN DE LA SEMANA

Sobre el significado de la pirámide del Sol

Pirámide del Sol

Pirámide del Sol

© FOTO: ALEXANDRE MENEGHINI / AP PHOTO / GTRES

En esta imagen se advierte una perfecta sintonía entre la pirámide del Sol y el cielo nublado que la envuelve. La pirámide se eleva hacia el cielo como si reclamara su energía, su fuerza divina. La función originaria de esta edificación, la más grande de Teotihuacán, continúa siendo un misterio. Mientras que la escritura maya fue descifrada, o al menos en parte, los glifos del pueblo teotihuacano aún encierran muchas incógnitas. Este monumento histórico de México, de unos 2.000 años de antigüedad, ha sido relacionado con el fuego y con el agua, dos elementos aparentemente opuestos pero imprescindibles para la vida. En 2013 se anunció el hallazgo de una escultura de Huehuetéotl, el dios del fuego, en la cúspide de la pirámide, que se suma a otros hallazgos anteriores también relacionados con el culto al fuego y la finalización de ciclos en el calendario teotihuacano. Por otro lado, el arqueólogo Alejandro Sarabia sostiene que la edificación originaria estaba dedicada a una deidad de la lluvia, una versión muy antigua del dios Tláloc. Cabe decir que a diferencia de las pirámides egipcias, la pirámide del Sol es maciza en su interior y parece que fue construida sobre un cerro sagrado que contenía agua y otras riquezas. El agua y el fuego, la fertilidad y la destrucción, son elementos imprescindibles en la cosmogonía teotihuacana y por eso hay que concebirlos como algo unitario.