América precolombina

Se descubre una tumba intacta en México

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia han descubierto en la región de Colima una tumba prehispánica inviolada

1 / 1

1 / 1

Escultura. Una tumba de Tiro intacta

Una tumba de Tiro intacta

Interior del enterramiento descubierto en Colima, presididio por la figurilla rota de un chamán.

INAH

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia han descubierto en la región de Colima una tumba prehispánica inviolada

En la localidad mexicana de Villa de Álvarez, en el estado de Colima, arqueólogos del INAH, dirigidos por Marco Zabaleta, han descubierto una tumba intacta perteneciente a la cultura de las tumbas de tiro. Esta tradición funeraria, que consiste en enterramientos realizados en pozos de 2 a 16 metros de hondo, se extendió por los actuales estados de Zacatecas, Jalisco, Nayarit, Colima y parte de Michoacán entre 300 a.C. y 600 d.C.
En la zona, donde ya se habían descubierto otros enterramientos, los arqueólogos hallaron un pozo sellado con tres metates o morteros de piedra. Al retirarlos apareció un pozo vertical de 1,5 m, de forma cuadrangular, que era la entrada a la tumba de tiro.

Una tumba intacta

En el interior de la tumba se hallaron acumulados los huesos de varios individuos, que al parecer fueron retirados para colocar a otro personaje que ha aparecido en una capa inferior, tumbado sobre un costado. A su alrededor se identificaron dientes de perro, y se descubrieron seis ollas de diverso tamaño y la figura de un
chamán, de medio metro de altura, que es la pieza más importante del ajuar funerario. La figurilla, con un elaborado tocado y armada con una maza, fue rota a propósito antes de enterrarla. En el exterior de la tumba se descubrieron huesos de niños y de perros.