Roma

Roma: dominio e integración

La muestra 'Roma caput mundi', en la capital italiana hasta el 10 de marzo de 2013, destaca el aporte moral y cultural que transmitió el Imperio romano

1 / 3

1 / 3

Roma caput mundi

Roma caput mundi

Retrato de Caracalla, villa en la Via Cassia, Roma, 212-215 d.C.

 

ARCHIVO FOTOGRÁFICO DEL MUSEO NAZIONALE ROMANO, PALAZZO MASSIMO ALLE TERME

2 / 3

Roma caput mundi

Roma caput mundi

Mosaico con una lucha entre Dioniso y los hindús, primera mitad del siglo IV d.C.

 

ARCHIVO FOTOGRÁFICO DEL MUSEO NAZIONALE ROMANO, PALAZZO MASSIMO ALLE TERME

3 / 3

Roma caput mundi

Roma caput mundi

Emperador sentado, identificado con el emperador Claudio, de Ercolano, Augusteum (llamada Basilica), siglo I d.C.

 

ARCHIVO FOTOGRÁFICO DEL MUSEO ARCHEOLOGICO NAZIONALE DE NÁPOLES

La muestra 'Roma caput mundi', en la capital italiana hasta el 10 de marzo de 2013, destaca el aporte moral y cultural que transmitió el Imperio romano

En el primer libro del historiador romano Tito Livio (59 a.C -17 d.C.), Rómulo, el legendario fundador de Roma –junto a su hermano Remo–, descendido del cielo, ordena a un romano transimitir su profecía: "Ve, anuncia a los romanos que los dioses celestes quieren que mi Roma sea la capital del mundo; por ello, que cultiven el arte militar, y que sepan y que transmitan también a sus descendientes que ninguna potencia humana podrá resistir a las armas de los romanos". Roma, la capital del mundo, la potencia universal... Un concepto que ya acuñaron los antiguos, con todas sus nefastas consecuencias: el sufrimiento infligido a enteras comunidades, las guerras y la rapiña, la esclavitud... Pero, ¿qué grandes imperios, incluidos los más recientes, no se han forjado de forma violenta?

La muestra Roma caput mundi. Una ciudad entre el dominio y la integración no pretende obviar este aspecto brutal del dominio romano –ímplicto en la creación de todo gran imperio–, pero busca ir más allá: los romanos insistían en el hecho de que, desde los orígenes, la suya había sido una "ciudad abierta" a otras gentes. De hecho, practicaron una política de integración sin precedentes en toda la historia universal: consideraban irrelevante la pureza de la estirpe, concedían fácilmente la ciudadanía, liberaban a los esclavos con procedimientos simples y el esclavo liberado era casi un ciudadano (sus hijos sí que eran ciudadanos de pleno derecho). Algunos historiadores contemporáneos, en consonancia con los autores antiguos, insisten justamente en la aportación moral y cultural (además de la militar) que han transmitido los romanos. Por tanto, la potencia bélica sólo era una de las caras de la Roma caput mundi.

La muestra expone todos estos conceptos a través de esculturas, relieves, mosaicos, frescos, bronces y monedas, repartidos en tres sedes: el Coliseo, la Curia Julia y el Templo del Divino Rómulo, en el Foro Romano. Se podrá visitar hasta el 10 de marzo de 2013.