Residuos de hace 4.000 años en un recipiente de madera descubierto en los Alpes

Un equipo de investigadores ha hallado residuos en el interior de un recipiente de madera de comienzos de la Edad del Bronce... ¿A quién perteneció? ¿Qué hacía ese objeto a tanta altura?

1 / 3

1 / 3

cajaedaddelbronce1. Lugar del hallazgo

Lugar del hallazgo

El recipiente de madera fue descubierto en 2012 cerca del puerto de montaña Lötschenpass, en los Alpes berneses.

Foto: Archaeological Service of the Canton of Bern, Rolf Wenger, Marcel Cornelissen and Badri Redha

2 / 3

cajaedaddelbronce2. Recipiente de madera

Recipiente de madera

El recipiente, en un estado de conservación excepcional, fue elaborado con una base de pino cembro, el borde de sauce y ambas partes unidas por una costura de ramitas de alerce europeo.

Foto: Archaeological Service of the Canton of Bern, Rolf Wenger, Marcel Cornelissen and Badri Redha

3 / 3

cajaedaddelbronce3. Alpes berneses

Alpes berneses

El hallazgo fue realizado a 2.650 metros de altura, en los Alpes berneses, en Suiza.

Foto: Archaeological Service of the Canton of Bern, Rolf Wenger, Marcel Cornelissen and Badri Redha

Alec Forssmann

27 de julio de 2017

Objetos de nuestro pasado lejano están saliendo a la luz debido al deshielo de los glaciares. En 2012 se descubrió un recipiente de madera cerca del puerto de montaña Lötschenpass, a 2.650 metros de altura, en los Alpes berneses, en Suiza. El recipiente circular, de unos 20 centímetros de diámetro y en un estado de conservación excepcional, fue elaborado con una base de pino cembro, el borde de sauce y ambas partes unidas por una costura de ramitas de alerce europeo. ¿De qué época es? ¿A quién perteneció? ¿Qué hacía ese objeto a tanta altura? ¿Qué había en su interior?

Cinco años después, un estudio publicado en Scientific Reports ofrece respuestas a estas preguntas. La datación por radiocarbono ha demostrado que el recipiente tiene unos 4.000 años de antigüedad, es de comienzos de la Edad del Bronce. Francesco Carrer, de la Universidad de Newcastle, considera que el hallazgo "arroja nueva luz sobre la vida de las comunidades alpinas prehistóricas y sobre su relación con las grandes alturas extremas". Carrer cree que "la gente que se desplazaba a través de los puertos alpinos llevaba comida para el viaje, como hacen los actuales montañistas". Los arqueólogos esperaban encontrar algún residuo de leche en el interior del recipiente, una especie de gachas caseras que llevaba consigo un cazador o pastor a través de un puerto alpino nevado.

"La gente que cruzaba los puertos alpinos llevaba comida para el viaje", dice Carrer

Sin embargo, y ahí radica la importancia del estudio, se han descubierto restos de trigo de la Edad del Bronce. Frecuentemente se han encontrado granos de cereales en cuevas con yacimientos de la Edad del Bronce, pero no en el interior de recipientes. El análisis microscópico ha revelado un residuo de cebada, espelta, farro, incluido el pericarpio y las glumas, según explica el Instituto Max Planck de Ciencia de la Historia Humana, que ha participado en la investigación.

El estudio aporta información sobre el uso y la difusión de los cereales en esa época y, por otro lado, ha propiciado el hallazgo de alquiloresorcinas, que se encuentran en productos actuales de grano integral. El hallazgo de estos biomarcadores o marcadores biológicos en el residuo podría ser utilizado como una nueva herramienta para detectar granos de cereales en objetos arqueológicos, por ejemplo en la cerámica. De esta forma se podrá rastrear el desarrollo de la agricultura temprana en Eurasia.