Últimos descubrimientos

Recuperan tres barcos medievales holandeses del fondo de un río

El cauce del Ijssel, cerca de Ámsterdam, ocultaba tres barcos de alrededor del siglo XV: una coca, una gabarra y una batea

1 / 10

1 / 10

Coca medieval

Coca medieval

Recreación por ordenador de la coca en el fondo del río.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

2 / 10

Ciudad de Kampen

Ciudad de Kampen

Plataforma instalada en el río Ijssel para extraer los barcos del fondo.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

3 / 10

Barco hundido

Barco hundido

Recreación digital del mecanismo de extracción de la coca.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

4 / 10

Expectación

Expectación

La prensa siguió el proceso de extracción con interés.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

5 / 10

kampen3. Plataforma de extracción

Plataforma de extracción

Plataforma construida en el río Ijssel para extraer las naves del fondo.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

6 / 10

Embarcación medieval

Embarcación medieval

Embarcación medieval hallada en el cauce del Ijssel.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

7 / 10

Extracción de la coca

Extracción de la coca

Cesta especialmente creada para extraer la coca del lecho fluvial.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

8 / 10

Extracción de la coca

Extracción de la coca

Cesta hecha con correas, travesaños y cadenas que sujeta el casco de la coca.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

9 / 10

Cocina con horno

Cocina con horno

Cocina con un horno de ladrillos y en forma de arco

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

10 / 10

Centro de conservación

Centro de conservación

Proyecto de un centro de conservación en Lelystad.

Foto: Rijkswaterstaat, Netherlands

Alec Forssmann

23 de febrero de 2016

Más de la mitad del territorio holandés se encuentra en riesgo de inundación porque está al nivel del mar o por debajo del mismo. Sin embargo, los holandeses se han habituado a vivir con el agua después de combatirla durante siglos. Hoy es un pueblo experto en el tratamiento del agua, orgulloso de su pasado fluvial y marítimo. Prueba de ello es el megaproyecto de recuperación de tres barcos medievales del cauce del Ijssel en Kampen, cerca de Ámsterdam. El pasado 10 de febrero, un equipo de salvamento, junto con arqueólogos subacuáticos y buzos, retiró el último y más grande de los barcos del lecho fluvial: una coca de veinte metros de eslora y ocho de manga, de unas cincuenta toneladas de peso y fechada en la primera mitad del siglo XV. El proceso de extracción, seguido y aplaudido por los vecinos de la zona, fue un éxito. El casco de la nave se elevó intacto en una especie de cesta hecha con correas, travesaños y cadenas. "El jueves 18, los restos de las tres naves y todos los objetos hallados fueron transportados en barco hasta Lelystad y un día después fueron llevados a un centro de conservación especialmente construido", explica Birre Yazar-Walvis, de ADC ArcheoProjecten, a Historia National Geographic.

Una cocina a bordo

Los tres barcos fueron descubiertos en 2012 con motivo de un programa estatal para mejorar la seguridad fluvial en la zona de Kampen-Zwolle. La coca, con un único palo y vela cuadrada, fue utilizada en el siglo XV para el comercio internacional, mientras que las otras dos embarcaciones, una gabarra y una batea de la misma época, fueron utilizadas respectivamente para el transporte fluvial de mercancías y para navegar por el delta del río. Parece ser que la coca fue hundida intencionadamente para mantener el río Ijssel como un canal navegable: la colocación de obstáculos o bancos de arena en el cauce constituía un problema para la industria naviera, que estaba perjudicando los intereses comerciales de Kampen como ciudad hanseática. Tanto la gabarra como la batea se encontraban en peor condición que la coca. Durante la excavación de la batea apareció una insignia de peregrino con una representación del Milagro de Amersfoort. En cambio, la excavación de la coca proporcionó un hallazgo extraordinario: una cocina con un horno de ladrillos y en forma de arco. Los barcos y los objetos hallados serán restaurados y expuestos en los próximos años, probablemente en Kampen.