Viena

Reaparece el 'Penacho de Moctezuma'

El legendario penacho, atribuido al emperador Moctezuma II, reaparece en una exposición tras su estudio y restauración

1 / 3

1 / 3

Penacho de Moctezuma

Penacho de Moctezuma

El denominado Penacho de Moctezuma, de comienzos del siglo XVI, se exhibe espléndido, tras su estudio y restauración, en el Museo de Etnología de Viena.

© KHM / MVK / ÖTM

2 / 3

Museo Etnológico de Viena

Museo Etnológico de Viena

Abanico o estandarte procedente de México Central (primera mitad del siglo XVI), expuesto en el Museo Etnológico de Viena.

© KHM / MVK / ÖTM

3 / 3

Museo Etnológico de Viena

Museo Etnológico de Viena

El quetzal mesoamericano, ave de cola larga y plumas coloridas que se utilizaban para elaborar tocados.

© KHM / MVK / ÖTM

18 de noviembre de 2012

El denominado Penacho de Moctezuma perteneció realmente a Moctezuma II, el último emperador azteca? ¿Fue una ofrenda de parte de éste al conquistador español Hernán Cortés? ¿Cómo llegó a Europa? A día de hoy, la leyenda sigue envolviendo los orígenes de este magnífico tocado, que el pasado 14 de noviembre reapareció ante el público por primera vez desde 2004, en la exposición Penacho: pompa y pasión, que se celebra en el Museo Etnológico de Viena por tiempo indefinido. Durante este período, el penacho ha sido restaurado y estudiado a fondo por expertos mexicanos y austríacos, que han dejado de lado la controversia sobre la propiedad del mismo.

En 1519, las naves de los conquistadores españoles alcanzaron las costas mexicanas y se toparon con un próspero Imperio azteca, gobernado por Moctezuma II. A pesar de que los primeros contactos fueron amistosos, Cortés y sus tropas finalmente derrocaron y apresaron al emperador. Se enviaron numerosos objetos a Europa, entre ellos, la soberbia corona de plumas. A finales del siglo XVI aparece en un inventario identificada como un "sombrero morisco", posteriormente como un "sombrero indio" e incluso, en 1788, como un "delantal indio". Según las investigaciones, esta errónea identificación probablemente obedece a la pérdida de un pico de oro que portaba en origen, por lo que no se pudo determinar ni la función ni la colocación del mismo. En 1908, durante el Congreso Internacional de Americanistas, que se celebró en Viena, se resolvió la cuestión al identificar la pieza como un penacho. Sin embargo, su verdadero origen sigue siendo un misterio, por lo que ha sido rebautizado oficialmente como "El Penacho del México Antiguo". Así se titula, a su vez, el libro en el que se han publicado los resultados de estas investigaciones, fruto de una cooperación cultural y científica entre Austria y México.

México ha reclamado en reiteradas ocasiones la propiedad del penacho, pero esta cuestión ha quedado momentáneamente aparcada. De momento, ha solicitado de forma oficial la concesión del mismo en préstamo. Austria ha rechazado la propuesta de transportarlo en avión a México, debido a la extrema fragilidad de la pieza, por lo que en todo caso se efectuará por vía marítima.