¿Quién está sepultado en Anfípolis?

Un equipo de arqueólogos griegos se está aproximando a la cámara funeraria de la inmensa tumba de Anfípolis, la más grande hallada en Grecia

1 / 2

1 / 2

Anfípolis

Anfípolis

Dos esfinges, cuyas cabezas no han sido halladas, flanquean la entrada de la tumba de Anfípolis, que estaba sellada con grandes bloques de piedra.

© AP PHOTO / HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

2 / 2

Anfípolis

Anfípolis

El túmulo de Anfípolis, de casi 500 metros de perímetro, es el más grande de Grecia. 

© AP PHOTO / HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

2 de septiembre de 2014

Alejandro contra el Imperio persa, la batalla de Issos

Más información

Alejandro contra el Imperio persa, la batalla de Issos

Las excavaciones arqueológicas en la tumba de Anfípolis, en la región de Macedonia, afrontan una fase crucial tras el hallazgo de un pavimento en la antecámara formado por trozos de mármol blanco sobre una superficie rojiza, según informó Greek Reporter el pasado 1 de septiembre. Los arqueólogos griegos, que excavan la tumba desde 2012, retiraron recientemente los enormes bloques de piedra que sellaban la entrada y los escombros que impedían el acceso a la antecámara, al final de la cual se levanta otro muro que presenta un sospechoso agujero en su parte superior, un indicio de que la tumba pudo haber sido saqueada en un pasado remoto, aunque por el momento todo son conjeturas. También se ha especulado sobre quién podría ser el propietario de este desaforado túmulo de casi 500 metros de perímetro que ha sido datado a finales del siglo IV a.C., tras la muerte de Alejandro Magno. No hay otra tumba como ésta en Grecia o en los Balcanes, ha afirmado Katerina Peristeri, la directora de las excavaciones.

Revuelo mediático

La construcción de la tumba ha sido atribuida a Dinócrates, un arquitecto y urbanista griego, asesor de Alejandro Magno, quien diseñó la ciudad de Alejandría en Egipto. Su tamaño es diez veces mayor que la de Filipo II de Macedonia, el padre de Alejandro Magno, hallada en 1977 en Vergina, en la Macedonia Central. La tumba de Anfípolis podría pertenecer al amirante Nearcos o a Roxana y a Alejandro IV, la mujer y el hijo de Alejandro Magno, quienes fueron condenados al ostracismo y asesinados. También ha sido relacionada con el mismísimo Alejandro, aunque parece improbable porque el conquistador macedonio murió en Babilonia. En las próximas semanas se conocerán nuevos detalles de este hallazgo que ha ocasionado un importante revuelo mediático.