Suecia

¿Qué motivó la masacre de Sandby Borg?

Un equipo de arqueólogos suecos ha hallado los restos de varios individuos, con signos de violencia extrema, en el fuerte circular de Sandby Borg, en la isla de Öland

Sandby Borg

Sandby Borg

© KALMAR LÄNS MUSEUM

17 de octubre de 2013

Un momento congelado en el tiempo. Un equipo de arqueólogos suecos –del Museo de la Provincia de Kalmar y de la Universidad de Lund– ha descrito con estas palabras el cruento hallazgo realizado en el fuerte circular de Sandby Borg, situado en la costa este de la isla de Öland, en Suecia, según ha informado la Universidad de Lund en un comunicado. En la isla de Öland, la segunda más grande del país, hay al menos una veintena de fuertes circulares, entre ellos el de Sandby Borg, cuyas ruinas han permanecido abandonadas durante unos 1.600 años. Los arqueólogos han descubierto los restos de una decena de individuos, con evidentes signos de violencia extrema, en el interior de cuatro viviendas separadas, por lo que es probable que muchos restos mortales aún sigan enterrados en otras partes de la fortaleza. Hay tantos cuerpos que debe haber sido un ataque muy violento y bien organizado, observa Helene Wilhelmson, estudiante de osteología histórica de la Universidad de Lund, quien también colabora con el Museo de la Provincia de Kalmar. 

Durante el período migratorio en Escandinavia, entre 400 y 550 d.C., se imponía la costumbre de incinerar a los muertos, según explica Helena Victor, directora del proyecto arqueológico, del Museo de la Provincia de Kalmar. Por ello, el hallazgo en Sandby Borg representa un día en la vida del período migratorio y esto es completamente único. No hay nada que se le pueda comparar, agrega Victor.

Un cráneo perteneciente a un individuo joven presenta una hendidura causada con un golpe de espada mientras la víctima se hallaba arrodillada. Otro hombre joven presenta un traumatismo en la parte posterior ocasionado con un objeto afilado. ¿Qué motivó la masacre de Sandby Borg? Los arqueólogos han hallado broches dorados y cuentas de collar escondidos en las esquinas de cuatro viviendas. El fuerte probablemente fue atacado y saqueado y sus ocupantes debieron ser ejecutados sin haber revelado el escondite de sus tesoros. Se ha barajado la posibilidad de que se convirtiera en un lugar tabú después de la masacre y por eso ha permanecido intacto. Los arqueólogos están creando modelos del sitio en 3D para reconstruir la escena del crimen.