Italia

¿Qué comían los ciudadanos de Pompeya?

Las clases populares consumían productos variados y saludables que resultaban asequibles, mientras que las clases pudientes se permitían exquisiteces como el marisco importado o las especias de ultramar

Pompeya

Pompeya

El área excavada por los arqueólogos de la Universidad de Cincinnati, con el monte Vesubio al fondo.

© STEVEN ELLIS

13 de enero de 2014

¿Cómo murieron los habitantes de Pompeya?

Más información

¿Cómo murieron los habitantes de Pompeya?

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cincinnati(UC) ha realizado importantes descubrimientos en la antigua ciudad de Pompeya -que quedó arrasada por la erupción del Vesubio en el año 79 d.C.- que revelan las costumbres alimentarias de los romanos, tanto de los plebeyos como de las clases más pudientes. Hay que cambiar la visión tradicional que representa a un montón de desgraciados mendigando a un lado de la calle o apiñados en torno a un plato de gachas por una imagen asociada a un nivel de vida más elevado, al menos con respecto a los ciudadanos de Pompeya, explica Steven Ellis, profesor adjunto de cultura clásica en la UC, en un comunicado.

Los arqueólogos de dicha universidad han permanecido más de una década excavando dos manzanas de edificios que formaban parte de un barrio popular de Pompeya que ya estuvo habitado en el siglo VI a.C. Las excavaciones arqueológicas han aportado información sobre las viviendas, tiendas y negocios de un área olvidada situada junto a la Porta Stabia, una de las zonas más bulliciosas de la ciudad. Dicha área cubre diez parcelas separadas y un total de 20 escaparates de tiendas que en su mayoría servían comida y bebida. Los desechos examinados incluyen residuos procedentes del alcantarillado y de diez letrinas y pozos negros, que han proporcionado restos de comida mineralizados y carbonizados procedentes de cocinas y de excrementos.

Carne de jirafa para la élite

Los hallazgos han revelado alimentos que debieron ser económicos y ampliamente accesibles como granos, frutas, nueces, olivas, lentejas, productos de la pesca local, huevos de gallina, además de cantidades mínimas de carne y pescado salado de España, que eran productos más caros. Los desechos procedentes del alcantarillado de distintos vecindarios revelan una distinción socioeconómica entre los vecinos. El desagüe de una propiedad central ha aportado una rica variedad de alimentos que incluyen productos importados de fuera de Italia, como por ejemplo marisco, erizos de mar y exquisiteces como la articulación de la pata de una jirafa, detalla Ellis, para quien este hueso representa el colmo de la comida exótica por el hecho de que se trata del único hueso de jirafa registrado hasta la fecha en una excavación arqueológica de la Antigua Roma en Italia.

Por otro lado, también se han identificado especias exóticas importadas de lugares tan lejanos como Indonesia. Este proyecto ha sido financiado por la Fundación Louise Taft Semple, del Departamento de Cultura Clásica de la UC, además del Fondo Nacional para las Humanidades, National Geographic Society, la Fundación de la Biblioteca Clásica Loeb y varios donantes privados.