Prehistoria

Presentan la colección de cráneos de la Sima de los Huesos

Sima de los Huesos

Sima de los Huesos

© JAVIER TRUEBA / MADRID SCIENTIFIC FILMS

Un equipo de investigadores ha reconstruido 17 cráneos procedentes de este yacimiento de Atapuerca que aportan nuevos datos en el estudio de la evolución humana

Un equipo internacional de investigadores ha presentado en la revista Science la colección de cráneos de la Sima de los Huesos, en Atapuerca (Burgos), un yacimiento único en el mundo porque es el que más cráneos ha proporcionado de una especie humana extinguida, el homínido Homo heidelbergensis, considerado un ancestro del Homo neanderthalensis. El artículo da a conocer una increíble colección de hasta 17 cráneos en diferentes estados de conservación, que es fruto de un minucioso trabajo de recomposición que empezó a comienzos de los años noventa con el hallazgo de los tres primeros cráneos. El número de individuos acumulados en este lugar se acerca, de momento, a la treintena. Sus esqueletos parecen estar completos, aunque sus huesos se encuentran en muchos casos rotos y mezclados. Todos los individuos de la Sima de los Huesos pertenecen a una misma población biológica, que tiene al menos 430.000 años de antigüedad, lo que permite estudiar su variación individual, diferencias sexuales o patrón de desarrollo. 

Especialización masticatoria

Desde finales de los años ochenta, el equipo de investigación, dirigido por Juan Luis Arsuaga, sostiene que la población de la Sima de los Huesos está relacionada con los neandertales. Los fósiles de este yacimiento son los más antiguos conocidos con rasgos neandertales. Los primeros cambios en el cráneo neandertal se produjeron, según el estudio, en los dientes y en la cara, lo que parece indicar que se trató de una especialización masticatoria. Otras partes del cráneo, como la caja craneal o neurocráneo y el encéfalo que contiene, se modificaron más tarde. La uniformidad de la población de la población de la Sima contrasta con la variación existente entre todos los fósiles europeos del Pleistoceno Medio, un período que comienza hace unos 780.000 años y que finaliza hace unos 130.000 años. Algunas desemejanzas pueden deberse al tiempo que separa los yacimientos, pero otras parecen responder a diferencias regionales. Incluso es posible que convivieran poblaciones con rasgos neandertales más o menos marcados junto con otras que presentan un aspecto arcaico, y puede que se produjeran reemplazamientos de unas poblaciones por otras, además de intercambios genéticos. La colección de la Sima de los Huesos es cada vez más importante para el estudio de la evolución humana y los investigadores confían en que seguirá creciendo en los próximos años.