IMAGEN DE LA SEMANA

Poder y muerte en Tikal

Templo del Gran Jaguar

Templo del Gran Jaguar

© INGUAT, INSTITUTO GUATEMALTECO DE TURISMO

Los bloques ennegrecidos de piedra caliza que forman la imponente pirámide del Templo I de Tikal se integran perfectamente en la frondosa selva circundante del Parque Nacional Tikal, al norte de Guatemala. El Templo del Gran Jaguar, como también se le conoce, se eleva a unos 45 metros de altura entre el verde radiante de los árboles y el césped. Una pronunciada escalera salva las nueve plataformas de piedra y conduce al santuario superior con sus tres cámaras, que estaban reforzadas con dinteles y vigas de madera tallada con representaciones del gobernante maya Jasaw Chan Kawil y de un enorme jaguar, el símbolo de la dinastía. El templo fue construido alrededor del año 700 d.C. bajo el mandato de este gobernante, cuya tumba fue excavada en 1962 en las inmediaciones. Sus restos mortales reposaban sobre la piel de un jaguar, un animal que representaba el poder y la muerte.