Madrid

Paisajes que conmueven

El Museo Carlos de Amberes exhibe una magnífica colección de grabados holandeses y flamencos del siglo XVII, en los que el paisaje pasa a ser el principal protagonista de la imagen

1 / 4

1 / 4

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

Verano (Las estaciones del año), de Jan van de Velde II (c. 1593-1641).

© COLECCIÓN DELTORO-VIVES / MUSEO CARLOS DE AMBERES

2 / 4

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

En el hielo, de Jan van de Velde II (c. 1593-1641).

© COLECCIÓN DELTORO-VIVES / MUSEO CARLOS DE AMBERES

3 / 4

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

La vaca blanca, de Jan van de Velde II (c. 1593-1641).

4 / 4

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

«El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII»

Caballos y vacas junto a un arroyo, de Lucas van Uden (1595-1672), según Pedro Pablo Rubens.

© MUSEO CARLOS DE AMBERES

19 de mayo de 2015

Hasta septiembre de 2015, el Museo Carlos de Amberes de Madrid ofrece la oportunidad única de maravillarse ante decenas de grabados holandeses y flamencos del siglo XVII, dominados por paisajes abiertos, extensos y serenos: valles solitarios, árboles frondosos, ríos y pantanos, granjas, molinos y edificios en ruinas. Escenas líricas y conmovedoras, en ocasiones protagonizadas por campesinos: el trabajador que regresa a la ciudad al anochecer o la pastora que le habla a su perro en compañía de su ganado. El paisaje aparece en el arte desde tiempos inmemoriales, pero con los maestros flamencos y holandeses cobra un nuevo sentido. "Es a finales del siglo XV y comienzos del XVI cuando pasa a ser el principal protagonista de la imagen, especialmente en las obras del pintor flamenco Joachim Patinir", explica Concha Huidobro, la comisaria de la exposición El auge del paisaje. Grabados holandeses y flamencos del siglo XVII. "Hasta ese momento el paisaje necesitaba una disculpa, era el entorno de diferentes temáticas, estaba atado por fuertes ligaduras", añade.

Grabados de Rembrandt y de otros maestros

En el siglo XVII, el grabado de paisaje trae consigo un nuevo movimiento artístico y es entonces "cuando se desborda y surge una magnífica pléyade de artistas", en palabras de Huidobro, jefa de la Sección de Grabados de la Bibilioteca Nacional de España entre 2004 y 2013. La muestra reúne 38 grabados de diversos autores como Rembrandt, Sadeler, Van Uden y Van Ruysdael, procedentes de la colección Deltoro-Vives y la Biblioteca Nacional de España, además de óleos y tapices de Rubens, Van Dyck, Teniers II y otros flamencos del siglo XVII. "En cuanto a lo que representan estos paisajes, predominan primero los naturales, sin la intervención del hombre, y después los ambientes rurales o urbanos, con diferentes edificios: granjas, molinos, viviendas, iglesias, ruinas, etc. En otros casos aparecen figuras en distintos lugares y actitudes y, por último, se hallan los paisajes con escenas de caza o en ambientes pastoriles con animales domésticos", observa Huidobro.