Madrid

Otoño artístico en el Museo del Prado

El museo madrileño acoge dos exposiciones temporales que reúnen, respectivamente, 85 dibujos de la Kunsthalle de Hamburgo y 39 obras relacionadas con Bernini y el mecenazgo español en Roma

1 / 5

1 / 5

«Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte española» . «Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española»

«Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española»

Anima beata (1619), busto de mármol blanco de Gian Lorenzo Bernini.

© EMBAJADA DE ESPAÑA ANTE LA SANTA SEDE, ROMA / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

2 / 5

«Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte española» . «Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española»

«Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española»

Anima dannata (1619), busto de mármol blanco de Gian Lorenzo Bernini.

© EMBAJADA DE ESPAÑA ANTE LA SANTA SEDE, ROMA / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

3 / 5

«Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte española» . «Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española»

«Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española»

Autorretrato (h.1635-1638), óleo sobre lienzo de Gian Lorenzo Bernini.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

4 / 5

«Dibujos españoles en la Hamburger Kunsthalle: Cano, Murillo y Goya»

«Dibujos españoles en la Hamburger Kunsthalle: Cano, Murillo y Goya»

Pareja con sombrilla en el paseo (1795-1797), de Francisco de Goya.

© HAMBURGER KUNSTHALLE / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

5 / 5

«Dibujos españoles en la Hamburger Kunsthalle: Cano, Murillo y Goya»

«Dibujos españoles en la Hamburger Kunsthalle: Cano, Murillo y Goya»

La cabeza de san Juan Bautista (1654-1655), de Juan Valdés Leal.

© HAMBURGER KUNSTHALLE / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

6 de noviembre de 2014

El Museo Nacional del Prado presenta dos exposiciones temporales hasta el 8 de febrero de 2015: Dibujos españoles en la Hamburger Kunsthalle: Cano, Murillo y Goya; y Las 'Ánimas' de Bernini. Arte en Roma para la corte española. La primera incluye dibujos de Goya, Murillo, Herrera el Mozo, Valdés Leal, Cano, Castillo y Schut, y abarca un período que va del siglo XVI al XIX; la segunda está dedicada a Bernini, artista del siglo XVII, pero también cuenta con obras de Codazzi y Velázquez, entre otros.

La Kunsthalle de Hamburgo es una institución que posee una de las colecciones de dibujo español más importantes fuera de España,  formada por más de 200 obras fechadas entre los siglos XVI y comienzos del XIX. El Museo del Prado reúne, por primera vez en España, 85 dibujos de esta colección. El núcleo está formado por los dibujos de Bartolomé Esteban Murillo y algunos de sus más importantes coetáneos y seguidores, muchos de ellos vinculados a la academia fundada en Sevilla por el maestro junto con Juan de Valdés Leal y Francisco de Herrera el Mozo. Además, se exponen obras de otros artistas destacados del Siglo de Oro como Alonso Cano o Antonio del Castillo. Los dibujos de Francisco de Goya, sobre todo los realizados a partir de cuadros originales de Diego Velazquez hoy conservados en el Museo del Prado, conforman otro gran foco de la colección, entre ellos los preparatorios para su famosa serie de estampas de La tauromaquia.

Escultor, arquitecto, pintor, escenógrafo, autor teatral, diseñador de fiestas y ceremonias religiosas y profanas, creador de fuentes y otros repertorios ornamentales y suntuarios, Bernini (Nápoles, 1598-Roma, 1680) recibió encargos tanto de mecenas españoles de Roma como de la propia monarquía y sus representantes en la ciudad. Algunos de estos encargos pueden contemplarse en esta exposición, desde el Anima beata y el Anima dannata -magníficas esculturas, de altísima calidad, realizadas en mármol en 1619, cuando aún era un joven escultor, a instancias de Pedro Foix de Montoya- al pequeño y bellísimo bronce de la Escultura ecuestre de Carlos II (1680), encargo del marqués de Carpio, que se expone por primera vez en España. La muestra reúne 39 obras, procedentes de diferentes instituciones y coleccionistas privados, tanto nacionales como internacionales, algunas del mismo Museo del Prado, como por ejemplo el controvertido, pero inequívoco, Autorretrato de Bernini