China

Nuevos hallazgos de la dinastía Tang

Una esfinge de mármol y 131 ataúdes colgantes han sido hallados, respectivamente, en Guyuan y en Moping

1 / 3

1 / 3

Esfinge china

Esfinge china

Esfinge hallada en una tumba en Guyuan.

Foto: Xinhua

2 / 3

ataudescolgantes1. Ataúdes colgantes

Ataúdes colgantes

Ataúdes colgantes en una acantilado remoto de Moping que mide 100 metros de altura.

Foto: Huang Yuyang / Imaginechina via AP Images / Gtres

3 / 3

ataudescolgantes2. Ataúdes colgantes

Ataúdes colgantes

Algunos de los féretros aún visibles dentro de las cuevas excavadas en la roca.

Foto: Huang Yuyang / Imaginechina via AP Images / Gtres

Una esfinge de mármol y 131 ataúdes colgantes han sido hallados, respectivamente, en Guyuan y en Moping

Nuevos hallazgos arqueológicos en China: una esfinge de mármol, infrecuente en este país, ha sido hallada junto a otras esculturas en una tumba de Guyuan, en la región autónoma Hui de Ningxia; y 131 ataúdes colgantes han sido descubiertos en un acantilado remoto en Moping, en la provincia de Hubei.

La esfinge de mármol, en buen estado de conservación, custodiaba la tumba de Liu Jun y su mujer, quienes vivieron durante la dinastía Tang (618-907 d.C.), un período de esplendor de la civilización china. La figura, con cabeza humana y cuerpo de león, mide 36 centímetros de alto, según explica la agencia de noticias Xinhua. Apareció el pasado mes de noviembre durante la construcción de una planta de tratamiento de agua y junto a otras figuras: guerreros, caballos, camellos y leones. El estilo de las tallas no es propio de la época ni de la región; tampoco el mármol blanco con el que fueron talladas. Cabe decir que la antigua Ruta de la Seda pasaba por la región autónoma Hui de Ningxia.

Los 131 ataúdes colgantes, también fechados en la dinastía Tang, han sido localizados en un acantilado de 100 metros de altura y 50 de anchura. Los ataúdes colgantes abundan en China. Esta práctica funeraria ancestral, atribuida a la etnia de los Bo, sigue siendo un misterio. Las tumbas en forma de cueva se encuentran excavadas en despeñaderos de difícil acceso. Los pesados féretros, frecuentemente tallados en una sola pieza de madera, se depositaban en las cuevas mediante un artilugio desconocido: se elevaban desde la base del acantilado o se bajaban desde lo alto con la ayuda de cuerdas. "Se cuenta que los ataúdes colgantes podían eludir a las fieras y el alma podía ser salvada eternamente", explica People's Daily en un artículo sobre el hallazgo reciente.