Egipto

Novedades en Egipto

Tres sarcófagos aparecen flotando en un canal de riego en la Gobernación de Menia, mientras que en Gizeh ha sido reabierta al público la pirámide de Micerino

1 / 2

1 / 2

Egipto

Egipto

Uno de los sarcófagos antropomorfos que aparecieron flotando en un canal de riego en la Gobernación de Menia. 

© AL-AHRAM WEEKLY

2 / 2

Egipto

Egipto

Un grupo de perros callejeros se solaza frente a las pirámides de Gizeh, el pasado 3 de febrero de 2015.

© AP PHOTO / SHAWN POGATCHNIK / GTRES

10 de febrero de 2015

Los lugareños de un poblado junto a un canal de riego en la Gobernación de Menia, en el Alto Egipto, no debieron de dar crédito a lo que estaban viendo. A finales de enero atisbaron tres sarcófagos antropomorfos y polícromos flotando entre los desechos del canal, como una vulgar parodia de los tiempos en que las barcas funerarias llevaban el cuerpo embalsamado del faraón a lo largo del río. Las autoridades se personaron y examinaron su contenido, según informan varios medios egipcios. Las investigaciones preliminares han confirmado que son auténticos, concretamente del período greco-romano de Egipto, aunque su estado de conservación es precario. Dos de los sarcófagos custodiaban sus respectivas momias, con sus vendas de lino originales pero parece ser que bastante deterioradas. No se han hallado inscripciones que permitan identificar a los difuntos. Los ladrones que excavaron los sarcófagos de forma ilegal probablemente decidieron lanzarlos al canal de riego cuando se vieron acorralados por las autoridades o quizá cuando estaban cerca de un control de seguridad, explicó Youssef Khalifa, jefe del departamento egipcio de Antigüedades.

Reapertura de la pirámide de Micerino

En Gizeh, en la frontera entre el Alto y el Bajo Egipto, también hay novedades. El pasado 3 de febrero, el ministro Mahmud al Damati anunció la reapertura al público de la pirámide de Micerino, la menor de las tres célebres pirámides de la necrópolis de Gizeh, según recoge The Cairo Post. La pirámide de Micerino, de más de 4.500 años de antigüedad, ha sido sometida a un proceso de restauración intensivo durante los dos últimos años, tiempo durante el que ha abierto de forma intermitente. Se han suprimido los grafitis que dejaron los visitantes en las paredes del monumento, se ha retirado la sal depositada en los muros y se ha instalado un nuevo sistema de iluminación, entre otras cosas. El plan rotatorio ideado por las autoridades egipcias contempla cerrar cada año o cada dos años una de las tres pirámides por motivos de restauración. La pirámide de Kefrén será la próxima en cerrar, a partir del 1 de abril de 2015.