Niños sin pies y otros enterramientos rituales aparecen en un cementerio chimú-inca

Un equipo arqueológico peruano ha excavado una veintena de enterramientos de los siglos XV y XVI en Chotuna Chornancap, un centro ceremonial del Antiguo Perú

1 / 7

1 / 7

chornancap1. Cementerio chimú-inca

Cementerio chimú-inca

Cementerio chimú-inca situado al norte de la Huaca Chornancap, en el complejo arqueológico de Chotuna Chornancap, un antiguo centro ceremonial de la cultura lambayeque.

Foto: Carlos Wester La Torre

2 / 7

chornancap2. Botella escultórica

Botella escultórica

Botella escultórica chimú-inca, hallada en el complejo arqueológico de Chotuna Chornancap.

Foto: Carlos Wester La Torre

3 / 7

chornancap3. Personaje relevante

Personaje relevante

Entierro chimú-inca con los restos de un personaje relevante.

Foto: Carlos Wester La Torre

4 / 7

chornancap4. Entierro modificado

Entierro modificado

Entierro chimú-inca modificado intencionalmente.

Foto: Carlos Wester La Torre

5 / 7

chornancap5. Huaca Chornancap

Huaca Chornancap

Vista aérea de la estructura platafórmica de la Huaca Chornancap.

Foto: Carlos Wester La Torre

6 / 7

chornancap6. Residencia de élite

Residencia de élite

Fotografía tomada con un dron que muestra la residencia de élite situada al sur de Chornancap.

Foto: cortesía Dr. Luis Jaime Castillo

7 / 7

chornancap7. Huaca Susy

Huaca Susy

Excavación en el frente norte de la Huaca Susy, donde los arqueólogos han excavado a más de doce metros de profundidad.

Foto: Carlos Wester La Torre

Un equipo arqueológico peruano ha excavado una veintena de enterramientos de los siglos XV y XVI en Chotuna Chornancap, un centro ceremonial del Antiguo Perú

Más de veinte enterramientos de época chimú-inca, de los siglos XV y XVI, han sido excavados hasta el momento en el complejo arqueológico de Chotuna Chornancap, un centro ceremonial de la cultura lambayeque, situado al noroeste de Perú. La cultura lambayeque es una cultura preincaica, lo que demuestra que este cementerio situado en la zona norte de Chornancap "continuó siendo objeto de veneración, y se celebraron actos rituales con la colocación de ofrendas, en épocas más tardías a su funcionamiento", según informa el arqueólogo Carlos Wester La Torre, el director de las excavaciones.

El cementerio chimú-inca ha sido fechado con rigor gracias al hallazgo de importantes ofrendas de cerámica. La fosa central, por ejemplo, probablemente perteneciente a un personaje relevante, contenía dos ollas de arcilla en su lado este y una botella escultórica en su lado oeste, que representa la cabeza de un personaje con tocado en forma de chullo (típico gorro andino con orejeras) y con una pequeña protuberancia circular en la parte derecha del mentón, que sugiere que podría tratarse de un chaccador o masticador de hoja de coca. Cerca de esta vasija se ha encontrado otra vasija escultórica que representa a un individuo masculino de pie y con el rostro sonriente. "Este conjunto de ofrendas guarda mucha relación con algunos de los personajes que aparecen en las pinturas polícromas de Chornancap, en las cuales unos individuos llevan bastones en una mano y en la otra llevan cabezas de decapitados", sostiene Wester La Torre. "El enterramiento de este personaje relevante probablemente recrea y hace alusión a una escena de las pinturas de Chorancap", añade el arqueólogo.

Una botella escultórica representa a un chaccador o masticador de hoja de coca

El cementerio chimú-inca contiene las osamentas de individuos tanto masculinos como femeninos y la prensa internacional ha destacado unos enterramientos realmente peculiares: cuatro tumbas de niños que no conservan los pies, como si hubieran sido retirados deliberadamente. Su situación en puntos extremos del cementerio, al este y al oeste, y la extrema rareza de los enterramientos sugieren "su posible condición de ofrendas que cumplían la función de 'guardianes' de las sepulturas", expresa Wester La Torre. Este tipo de modificaciones intencionales también se observa en otras tumbas, lo que revela una intensa actividad ritual que probablemente incluía sacrificios humanos.

Por otro lado se han llevado a cabo excavaciones profundas en la Huaca Susy y en la Huaca Chornancap, ambas huacas o lugares sagrados pertenecientes al complejo arqueológico de Chotuna Chornancap. En el edificio de la Huaca Susy, de planta rectangular y tres niveles superpuestos, se ha excavado a más de doce metros de profundidad en el frente norte: el cubrimiento de arena, formado naturalmente desde hace 500 años, ha preservado las estructuras, por lo que podría haber hallazgos significativos en esta edificación monumental. La estructura platafórmica de la Huaca Chornancap, junto al cementerio chimú-inca, ha sido investigada con tecnología moderna y se ha excavado el frente norte del patio de las pinturas polícromas, con el propósito de documentar la superposición de pisos y conocer las diferentes fases constructivas.