Egipto

Nicholas Reeves busca la tumba de Nefertiti

El egiptólogo inglés cree que la tumba de la legendaria reina se oculta tras unos muros situados al norte de la cámara funeraria de Tutankhamón

25 de septiembre de 2015

En 2014, la compañía Factum Arte, con sede en Madrid, abrió al público una réplica exacta de la tumba de Tutankhamón en el Valle de los Reyes. Esta réplica de gran exactitud fue creada con la ayuda de un avanzado escáner 3D, que digitalizó la tumba original. Nicholas Reeves, un egiptólogo inglés, ha examinado estas fotografías de forma minuciosa... y dice haber encontrado algo. "Las imágenes en alta resolución, recientemente publicadas, de los muros de la cámara funeraria de la tumba KV62, en el Valle de los Reyes, revelan rastros lineales marcados bajo la superficie estucada con escenas pintadas", afirma Reeves en un estudio publicado a finales de julio, en el que expone su teoría con todo detalle. Reeves describe estos rastros ocultos en los muros como "dos puertas que no habían sido reconocidas hasta el momento". Y considera que estas puertas dan acceso a dos cámaras independientes: una cámara de almacenamiento al oeste de la cámara funeraria de Tutankhamón y una continuación de la KV62 hacia el norte, anterior a la época de Tutankhamón, "que contendría la sepultura intacta de la propietaria original de la tumba, Nefertiti".

Egipto autoriza el uso de un radar no invasivo

Mucho se ha especulado sobre los orígenes e identidad de Nefertiti, la legendaria mujer que reinó en Egipto hace más de 3.300 años junto a su esposo, el faraón Akhenatón. Tras la muerte de este último, en 1336 a.C., hubo un breve interregno durante el cual Nefertiti debió de asumir el trono de Egipto bajo el nombre de Semenejkara, según opina Reeves. Su sucesor inmediato fue Tutankhamón, quien murió prematuramente a los 19 años de edad. "Durante el entierro de Nefertiti en la KV62 seguramente no había intención de que Tutankhamón ocupara la misma tumba en su debido momento. Esta idea no se materializó hasta la temprana e inesperada muerte del rey una década después. Como no había una tumba excavada para uso exclusivo del faraón, la KV62 se volvió a abrir y se hizo accesible para incluir una nueva cámara", sostiene Reeves. El Ministerio de Antigüedades de Egipto ha autorizado el uso de un radar no invasivo para verificar la teoría de Reeves. El egiptólogo inglés llega a El Cairo el sábado 26 y de ahí se trasladará a Luxor para inspeccionar la tumba.

 

Valles
Outbrain