Un muro descubierto en Qubbet el-Hawa podría revelar nuevas tumbas faraónicas

Los arqueólogos creen que se trata de un muro de contención que sirvió para estabilizar la ladera de la colina y una serie de tumbas inferiores desconocidas

1 / 5

1 / 5

qubbet1. Dos metros de altura

Dos metros de altura

El muro de dos metros de altura descubierto en Qubbet el-Hawa, en Asuán.

Foto: MoA / EES

2 / 5

qubbet2. Oculto bajo la arena

Oculto bajo la arena

El muro se oculta bajo la arena de color marrón dorado.

Foto: MoA / EES

3 / 5

qubbet3. Exploración del muro

Exploración del muro

Exploración del muro por parte un equipo de arqueólogos de la Universidad de Birmingham.

Foto: MoA / EES

4 / 5

qubbet4. Soporte arquitectónico

Soporte arquitectónico

Los arqueólogos creen que el muro podría ser el soporte arquitectónico de unas tumbas ya conocidas y de otras desconocidas.

Foto: MoA / EES

5 / 5

qubbet5. Muro de contención

Muro de contención

El muro de contención sirvió para estabilizar la ladera de la colina y supuestamente una serie de tumbas inferiores, accesibles a través de una calzada que conducía a la segunda terraza.

Foto: MoA / EES

Los arqueólogos creen que se trata de un muro de contención que sirvió para estabilizar la ladera de la colina y una serie de tumbas inferiores desconocidas

Más información

La calzada ritual de Sarenput I sale a la luz en Qubbet el-Hawa

Hallada la calzada de la tumba de un gobernador en Egipto

Un nuevo hallazgo en Egipto, esta vez en Qubbet el-Hawa y, en esta ocasión, no ha sido realizado por la célebre misión española de la Universidad de Jaén. Los arqueólogos de la Universidad de Birmingham, dirigidos por Martin Bommas, han excavado un muro imponente o, mejor dicho, una parte de un muro... que se extiende bajo la arena de color marrón dorado y que podría ser el presagio de un hallazgo importante. La Universidad de Birmingham explica hoy en un comunicado que "podría ser una prueba convincente de nuevas tumbas faraónicas en Qubbet el-Hawa, en Asuán". Carl Graves, integrante del proyecto, dice que "los hallazgos están alterando drásticamente nuestro conocimiento sobre el paisaje funerario de esta zona durante el Reino Antiguo y el Primer Período Intermedio, entre el 2278 y el 2184 a.C. No creo que nadie sepa todavía a quién pertenecieron estas tumbas".

¿Por qué se sospecha que el muro, de dos metros de altura, podría estar relacionado con una o varias tumbas faraónicas? Los arqueólogos creen que el muro podría ser el soporte arquitectónico de unas tumbas, ya conocidas, situadas en la terraza superior de la colina, entre ellas la de Harkhuf, descubierta hace más de cien años por Ernesto Schiaparelli, y la de Heqaib, nomarca de la sexta dinastía. Ambos fueron gobernadores de la isla Elefantina durante el Imperio Antiguo de Egipto. El muro de contención sirvió para estabilizar la ladera de la colina y supuestamente una serie de tumbas inferiores, accesibles a través de una calzada que conducía a la segunda terraza. Algunos de los fragmentos de cerámica introducidos en el mortero son típicos del reinado de Pepy II, de la VI dinastía. Sólo es cuestión de tiempo que aparezcan nuevas tumbas en este importante cementerio de Qubbet el-Hawa.