"¡Mi vida política ha terminado!"

El mes de junio de 1815 fue terriblemente funesto para Napoleón: cayó derrotado en la batalla de Waterloo y abdicó por segunda vez, retirándose de forma defnitiva

21 de junio de 2015

En junio de 1815, hace doscientos años, Napoleón Bonaparte vivió su peor fracaso al caer derrotado el domingo 18 de junio en la batalla de Waterloo, en Bélgica, y al abdicar por segunda vez el jueves 22 de junio en el Palacio del Elíseo, restaurando la dinastía borbónica en la persona de Luis XVIII, hermano de Luis XVI, quien murió guillotinado en 1793. "Me parece que las circunstancias han cambiado. Me ofrezco en sacrificio al odio de los enemigos de Francia. ¡Ojalá sean sinceras sus declaraciones y sea cierto que sólo desearon mal a mi persona! ¡Mi vida política ha terminado! y proclamo a mi hijo, con el título de Napoleón II, emperador de los franceses", anunció Napoleón al pueblo francés el 22 de junio. El emperador depuesto se rindió a los británicos, quienes le asignaron como prisión la lejana isla de Santa Elena, en mitad del océano Atlántico, donde se extinguió el 5 de mayo de 1821.

Waterloo Batallas
Outbrain