París

Los tesoros de Rodas salen a la luz

El Museo del Louvre presenta la primera muestra del mundo dedicada exclusivamente a Rodas, con piezas fechadas entre la Edad del Bronce y el período arcaico tardío

1 / 3

1 / 3

«Rodas, una isla griega y una entrada hacia el este» . «Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente»

«Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente»

Plato de Euforbo (hacia el 600 a.C.), que representa el combate de Héctor y Menelao sobre el cuerpo caído de Euforbo.

© THE TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

2 / 3

«Rodas, una isla griega y una entrada hacia el este» . «Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente»

«Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente»

Pendiente con colgantes que representa a una mujer desnuda bajo una cabeza de pantera.

© RMN-GRAND PALAIS (MUSÉE DU LOUVRE) / HERVÉ LEWANDOWSKI

3 / 3

«Rodas, una isla griega y una entrada hacia el este» . «Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente»

«Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente»

Rhyton cónico que representa un pulpo.

© RMN-GRAND PALAIS (MUSÉE DU LOUVRE) / HERVÉ LEWANDOWSKI

El Museo del Louvre presenta la primera muestra del mundo dedicada exclusivamente a Rodas, con piezas fechadas entre la Edad del Bronce y el período arcaico tardío

La isla griega de Rodas, en la que se erigió el Coloso de Rodas, una de las siete maravillas del mundo antiguo, y en la que se instalaron los caballeros de San Juan de Jerusalén, fue un importante enclave comercial entre el mar Egeo y el este. Sin embargo, sus restos arqueológicos continúan siendo prácticamente desconocidos para el público en general. La exposición Rodas, una isla griega en las puertas de Oriente, en el Museo del Louvre hasta el 10 de febrero de 2015, reúne unas piezas artísticas que reflejan la influencia orientalizante de la cultura griega entre los siglos XV y V a.C., es decir, antes de la fundación de Rodas en el año 408 o 407 a.C. Esta muestra, la primera del mundo dedicada exclusivamente a Rodas, explora tres temas principales: la historia de las excavaciones arqueológicas, realizadas ininterrumpidamente desde 1859 por franceses, ingleses, daneses, italianos y griegos; la diversidad cultural de la isla, propiciada por el comercio; y el carácter orientalizante del arte rodio, visible en sus piezas más espectaculares, elaboradas en oro, plata y loza.

Centauros, esfinges y grifones

El sitio arqueológico de Cámiros fue localizado en 1859 por Auguste Salzmann, un arqueólogo francés, y Alfred Biliotti, vicecónsul británico en Rodas. Entre los dos hallaron suntuosas piezas de oro y plata y los primeros rastros de la cultura micénica, diez años antes de las primeras excavaciones de Schliemann en Micenas. En la muestra se puede contemplar una pequeña placa de electro, una aleación de oro y plata, descubierta en Cámiros y que sirvió de inspiración a Gustave Flaubert para describir uno de los vestidos de su novela Salambó. Las excavaciones danesas en Lindos sacaron a la luz dos depósitos votivos que contenían estatuillas chipriotas de piedra caliza, piezas de marfil del Egeo oriental y de Egipto, conchas del mar Rojo con grabados exóticos, piezas de bronce y loza y esculturas korai de mármol. Las excavaciones italianas, desarrolladas entre 1912 y 1945, y las griegas, desde 1947 hasta la actualidad, también han revelado algunos de los tesoros más valiosos de la isla, piezas elaboradas en oro y plata por los diestros artesanos de Rodas. En la muestra se pueden admirar imágenes orientalizantes, como la Señora de los Animales, además de centauros, esfinges, grifones y las mujeres-abeja de inspiración cretense.