Ámsterdam

Los tesoros de la Ruta de la Seda

El museo Hermitage Ámsterdam exhibe más de 250 piezas halladas en esta ruta legendaria por las expediciones rusas durante los siglos XIX y XX

1 / 4

1 / 4

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

Mural que representa a una deidad batallando con los depredadores del palacio real de Varaksha (Uzbekistán), de finales del siglo VII o principios del siglo VIII. 

© STATE HERMITAGE MUSEUM, ST PETERSBURG / HERMITAGE AMSTERDAM

2 / 4

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

Bodhisattva, Dunhuang, siglo VIII o IX.

© STATE HERMITAGE MUSEUM, ST PETERSBURG / HERMITAGE AMSTERDAM

3 / 4

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

Cabeza de un lokapala (guardián), de Karashahr, Xinjiang, Shikshin, del siglo VII o VIII. 

© STATE HERMITAGE MUSEUM, ST PETERSBURG / HERMITAGE AMSTERDAM

4 / 4

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

«Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage»

Kasyapa, alumno de Buda, de Dunhuang, China, del siglo VIII o IX.

© STATE HERMITAGE MUSEUM, ST PETERSBURG / HERMITAGE AMSTERDAM

El museo Hermitage Ámsterdam exhibe más de 250 piezas halladas en esta ruta legendaria por las expediciones rusas durante los siglos XIX y XX

El museo Hermitage Ámsterdam acoge hasta el próximo 5 de septiembre la muestra Expedición Ruta de la Seda. Tesoros del Hermitage, sobre las civilizaciones ya desaparecidas que florecieron a lo largo de esta legendaria red de rutas comerciales que se extendió desde China hasta el Mediterráneo. La Ruta de la Seda precede a la era cristiana y hasta el siglo XV propició el intercambio cultural entre Europa y regiones tan remotas como la India, Persia o China. Las caravanas formadas por camellos, caballos, bueyes y burros atravesaban regiones inhóspitas, pasando por oasis, monasterios y vastos reinos con el objetivo de transportar mercancías como la seda, pero también piedras y metales preciosos, telas o especias. La seda, la laca y los espejos procedían de China; el vidrio y los textiles de las regiones mediterráneas; las pieles de Siberia; los topacios, esmeraldas, perfumes, la henna y los animales exóticos provenían de la India. Las civilizaciones de la Ruta de la Seda fueron redescubiertas a finales del siglo XIX, cuando Rusia, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suecia y Japón organizaron las primeras expediciones arqueológicas. 

Un mural de nueve metros de largo

La exposición reúne más de 250 piezas exquisitas -por ejemplo murales, esculturas, sedas preciosas, oro, plata, vidrio y terracota- halladas por las expediciones rusas durante los siglos XIX y XX. Entre estos objetos de gran valor se puede contemplar un mural de más de nueve metros de largo que representa a una deidad batallando con los depredadores del palacio real de Varaksha -la actual Uzbekistán- y que data del siglo VII o VIII. Esta pieza, que nunca había abandonado el Hermitage de San Petersburgo, se exhibirá en Ámsterdam durante más de seis meses. Los visitantes tienen la oportunidad de seguir los pasos de los exploradores que cartografiaron las rutas de los reyes y mercaderes, y de los monjes budistas que difundieron esta religión a lo largo de innumerables caminos.