Londres

Los secretos de la momificación

Una exposición en el Museo Británico permite explorar el interior de ocho momias gracias a las técnicas de radiografía más avanzadas

1 / 3

1 / 3

«Vidas antiguas, nuevos descubrimientos»

«Vidas antiguas, nuevos descubrimientos»

Las ocho momias fueron sometidas a un escaneado, mediante la técnica de tomografía computarizada, en diferentes hospitales de los alrededores de Londres.

© TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

2 / 3

«Vidas antiguas, nuevos descubrimientos»

«Vidas antiguas, nuevos descubrimientos»

Visualización en 3D de Tamut, una cantante femenina que vivió en Tebas alrededor del 900 a.C.

© TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

3 / 3

«Vidas antiguas, nuevos descubrimientos»

«Vidas antiguas, nuevos descubrimientos»

Tomografía computarizada del cráneo de un hombre adulto en el que se distinguen los restos del cerebro y la espátula con la que se extrajo la otra parte del cerebro y que permaneció en el interior del cráneo debido a un error. 

© TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

20 de mayo de 2014

El Museo Británico se fundó en Londres en 1753 y tres años después adquirió la primera momia para su colección de antigüedades egipcias. En los últimos 200 años no se le ha retirado el vendaje a ninguna de sus numerosas momias. Ocho momias del Museo Británico procedentes de sitios arqueológicos de Egipto y Sudán, que abarcan un período de más de 4.000 años -desde el período predinástico hasta la era cristiana-, han sido sometidas a las técnicas de radiografía más avanzadas para desvelar sus secretos más ocultos. Las momias han sido trasladadas a diferentes hospitales de los alrededores de Londres y mediante la técnica de tomografía computarizada se han obtenido imágenes en tres dimensiones de su interior. Un sistema informático utilizado originalmente en la industria del automóvil ha permitido visualizar estas imágenes en 3D a través de unas pantallas interactivas que forman parte de la exposición Vidas antiguas, nuevos descubrimientos, del 22 de mayo al 30 de noviembre de 2014 en el Museo Británico.

Un tatuaje en el muslo

Quienes visiten esta exposición podrán explorar el interior de estas ocho momias y descubrir qué se oculta bajo sus vendas. Los restos momificados pertenecen a individuos de diferentes clases sociales, no sólo de la nobleza. Podían estar acompañados de diferentes objetos como amuletos, vasos canopos en los que se depositaban las vísceras de los difuntos, instrumentos musicales o alimentos. Una imagen muestra la cabeza de un hombre adulto, procedente de Tebas y momificado alrededor del 600 a.C., junto a la espátula utilizada para extraerle el cerebro. Una réplica de su mandíbula inferior evidencia múltiples abscesos dentales que le debieron causar un dolor considerable a lo largo de su vida. Por otro lado, una mujer que murió entre los 20 y 35 años de edad en el 700 d.C. esconde un tatuaje en su piel que ha sorprendido a los investigadores. Se encuentra en la parte interna del muslo de su pierna derecha y representa un monograma en el que aparece en griego la palabra Miguel, en referencia al arcángel. Puede que fuera un símbolo de protección.