Imperio romano

Los gladiadores consumían una bebida con cenizas

"Los gladiadores seguían una dieta principalmente vegetariana y bebían cenizas después del entrenamiento a modo de tónico", concluye un estudio reciente

1 / 4

1 / 4

Gladiadores

Gladiadores

Algunas de las lesiones más habituales en los gladiadores.

© KANZ / MEDUNI WIEN

2 / 4

Gladiadores

Gladiadores

Cráneo de un gladiador que fue golpeado en la cabeza. 

© NIKI GAIL / ÖAI

3 / 4

Gladiadores

Gladiadores

Uno de los esqueletos hallados en el cementerio de gladiadores de Éfeso.

© WOLFGANG PIETSCH / ÖAI

4 / 4

Gladiadores

Gladiadores

Figura de un gladiador tallada en una de las lápidas del cementerio de gladiadores de Éfeso. 

© PLOS ARTICLE / WOLFGANG PIETSCH / ÖAI

"Los gladiadores seguían una dieta principalmente vegetariana y bebían cenizas después del entrenamiento a modo de tónico", concluye un estudio reciente

Un estudio reciente, publicado en Plos One, ha analizado los restos óseos de un antiguo cementerio romano descubierto en Éfeso, en la actual Turquía, en 1993. Se trata de un cementerio de gladiadores porque la mayoría de esqueletos de este sitio presenta lesiones propias de estos luchadores y porque los grabados en las lápidas así lo indican. El objetivo del estudio consistía en identificar posibles restricciones en la dieta de los gladiadores al comparar los datos obtenidos de sus huesos con aquellos obtenidos de los huesos de ciudadanos normales de la Éfeso romana. Los gladiadores seguían una dieta principalmente vegetariana y bebían cenizas después del entrenamiento a modo de tónico, concluye el estudio, según recoge en un comunicado la Universidad de Medicina de Viena, que ha tomado parte en la investigación. 

Las cenizas de las plantas

Desde el año 69 a.C., bajo el gobernador Lúculo, hay constancia de combates de gladiadores en Éfeso. Cada vez fueron más importantes hasta que alcanzaron su apogeo en los siglos II y III d.C., cuando Éfeso fue la capital de Asia. Los huesos analizados datan de esa época. Los resultados muestran que la dieta principalmente vegetariana que seguían los gladiadores no era muy diferente de aquella que seguía la población normal. Sobre todo comían cereales como la cebada. En cambio, sí que se ha detectado una diferencia importante en la cantidad de estroncio existente en los huesos de unos y otros. Esto permite concluir que los gladiadores consumieron más minerales procedentes de una fuente de calcio rica en estroncio, señala el comunicado. La bebida con cenizas, conocida a través de los autores clásicos, probablemente existió. Las cenizas de las plantas sin duda fueron consumidas para fortalecer el cuerpo tras el ejercicio físico y para promover una mejor curación de los huesos, afirma Fabian Kanz, el principal investigador del estudio.