Egipto

Los egipcios aprendieron a trabajar el hierro procedente de los meteoritos

Las nueve cuentas de un collar, fabricadas con meteorito metálico y de más de 5.000 años de antigüedad, son los artefactos de hierro más antiguos que se conocen

1 / 2

1 / 2

Meteoritos metálicos

Meteoritos metálicos

Las cuentas de piedra del collar incluyen el lapislázuli (azul), además de otras piedras preciosas. 

 

© GIANLUCA MINIACI / UCL PETRIE MUSEUM OF EGYPTIAN ARCHAEOLOGY

2 / 2

Meteoritos metálicos

Meteoritos metálicos

Las cuentas procedentes de un meteorito metálico, de más de 5.000 años de antigüedad.  

© GIANLUCA MINIACI / UCL PETRIE MUSEUM OF EGYPTIAN ARCHAEOLOGY

Las nueve cuentas de un collar, fabricadas con meteorito metálico y de más de 5.000 años de antigüedad, son los artefactos de hierro más antiguos que se conocen

Hacia el año 3200 a.C., a finales del período predinástico del Antiguo Egipto, en una época de cierta estabilidad anterior al nacimiento del primer faraón, dos jóvenes fueron enterrados en sendas tumbas en un cementerio cercano a la aldea de el-Gerzeh, al norte de Egipto. Las dos sepulturas (la 67 y la 133) fueron excavadas en 1911 y junto a los restos mortales fueron hallados diversos objetos, entre ellos una cabeza de maza de piedra caliza, un arpón de cobre, el diente de un chacal, una docena de vasijas de cerámica, un par de cucharas de marfil y varias cuentas de collar, algunas fabricadas con piedras tan exóticas como el lapislázuli, la cornalina, la obsidiana o el ágata. En cambio, nueve de las cuentas (siete de la tumba 67 y dos de la 133) habían sido manufacturadas con un material procedente del espacio exterior: el meteorito metálico, compuesto principalmente de hierro y níquel. 

Cien años después del hallazgo, un equipo de investigadores ha podido demostrar de forma científica que las nueve cuentas depositadas en el Museo Petrie de Arqueologia Egipcia, en Londres, están fabricadas con meteoritos metálicos, algo que hasta ahora simplemente se sospechaba. El estudio ha sido publicado recientemente en la publicación Journal of Archaeological Science. Los investigadores han podido constatar no sólo la existencia de hierro y níquel, sino también de germanio, cobalto y fósforo. «Hemos demostrado que estas cuentas fueron hechas con meteorito metálico y que fueron moldeadas martilleando cuidadosamente el metal en hojas finas para después enrollarlas en forma de tubo», afirman los investigadores. Se trata, por tanto, de los artefactos de hierro más antiguos que se conocen, ya que se remontan aproximadamente al año 3200 a.C., varios siglos antes de la obtención de este metal a través de métodos manuales. «El principal descubrimiento consiste en reconocer un proceso de fabricación con hierro, a través del martilleo o la herrería, opuesto a la perforación utilizada en esta época con el resto de cuentas de piedra», explica Thilo Rehren, director del proyecto, a Historia National Geographic. «Los antiguos egipcios sabían, sin lugar a dudas, que este tipo de meteorito era un metal diferente a otros que conocían, como el oro, la plata, el cobre, el estaño y el plomo. Sin embargo, todavía no debían saber que se podía obtener este nuevo metal mediante la fundición del mineral de hierro, pues este proceso se descubriría mucho más tarde», añade. 

¿Qué sabían los egipcios sobre los meteoritos? ¿Cómo interpretaban esas señales del cielo y qué representaban para ellos? «Hay una palabra egipcia que se traduce habitualmente como hierro del cielo, que indica que sabían que procedían de las alturas. Recuerda el meteorito que cayó recientemente en Siberia. Es un fenómeno que difícilmente puede escapar a la vista si te encuentras en el lugar. Fácilmente puedes hallar el cráter que es consecuencia del impacto y la dispersión de extrañas rocas oscuras sobre la arena luminosa del desierto. Es fácil atar cabos», comenta Rehren.