Cartago

Los cartagineses sacrificaron a sus niños

Un estudio publicado en "Antiquity" corrobora la teoría según la cual los padres ofrecían los sacrificios a los dioses, en una época de elevada mortalidad infantil

Tofet de Cartago

Tofet de Cartago

© JOSEPHINE QUINN / UNIVERSITY OF OXFORD

3 de febrero de 2014

Los tofets cartagineses son áreas sagradas donde se enterraron los restos calcinados de niños, conservados en urnas y al pie de unas estelas conmemorativas. El tofet de la ciudad de Cartago es el más conocido, pero esta práctica también se adoptó en las antiguas colonias fenicias que se anexionó Cartago: Sicilia, Cerdeña y Malta. ¿Sacrificaron los cartagineses a sus niños o los tofets simplemente eran cementerios para niños que murieron de forma prematura? La revista Antiquity abrió este debate en su edición de diciembre. 

Cada vez está más claro que las historias sobre el sacrificio de niños cartagineses son verdaderas. Los griegos y romanos así lo aseguran y esta creencia formó parte de la historia popular de Cartago en los siglos XVIII y XIX, corrobora Josephine Quinn, de la Universidad de Oxford, una de las autoras del artículo. Lo que estamos diciendo ahora es que la evidencia arqueológica, literaria y documental acerca del sacrificio de niños es abrumadora y que, en vez de descartarla de lleno, deberíamos intentar entenderla, agrega. 

Niños y niñas que apenas contaban unas semanas de vida fueron sacrificados por los cartagineses en los tofets. Las inscripciones sobre las losas de las tumbas eran dedicatorias de los padres a los dioses que finalizaban con el ruego de ser escuchados y bendecidos. Quinn considera que tenemos que recordar el elevado nivel de mortalidad que había entre los niños, una razón de peso para que los padres no sintieran demasiado apego por una criatura que puede que no llegara a celebrar su primer aniversario. Y añade: Semejante idea nos parece una calumnia porque la vemos desde nuestra perspectiva, pero la gente pensaba de forma distinta hace 2.500 años