Valladolid

Las refinadas villas romanas de Valladolid

Una exposición evoca las antiguas villas romanas que se extendieron en el territorio de la actual provincia de Valladolid, especialmente la villa de La Calzada

«Villas romanas de Valladolid»

«Villas romanas de Valladolid»

Mosaico de los Guerreros, del siglo IV, de Cabezón de Pisuerga (Valladolid), que representa un episodio de la guerra de Troya: el combate de Glauco y Diomedes.

MUSEO DE VALLADOLID / JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN

2 de junio de 2013

Los antiguos romanos más acaudalados construyeron para su disfrute grandes villas fuera de las ciudades, a las que se retiraban para descansar del ajetreo de la convulsa vida pública de la ciudad y para cultivar su espíritu. Estas villas rústicas eran grandes haciendas dedicadas a la explotación agropecuaria, en las cuales ocupaba un lugar principal la residencia señorial, habitada por el dueño y su familia, generalmente de forma intermitente a lo largo del año. El refinamiento, las actividades cultas y las diversiones formaban parte de la vida en estas residencias rurales que se extendieron por toda Hispania. Sólo en Castilla y León se documentan, en el estado actual de las investigaciones, más de un centenar. La provincia de Valladolid acoge en su territorio diversas villas romanas, especialmente la villa de La Calzadilla, asentada entre los términos de Almenara de Adaja y Puras, y la villa de Prado en la propia ciudad. Ambos yacimientos conservan sus estructuras y mosaicos.

En 1887, Venancio Fernández de Castro informó a la Real Academia de la Historia del hallazgo de un gran mosaico del Bajo Imperio en las cercanías de Almenara de Adaja. La Calzadilla se convirtió en la primera villa romana descubierta en Valladolid. En 1942 arrancó una campaña de excavaciones, por parte del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid, que confirmó la importancia de los restos que habían ido apareciendo desde el siglo XIX y que descubrió la parte principal de la villa con abundantes pavimentos de mosaico. El 5 de mayo de 2003 se inauguró el Museo de las Villas Romanas y la Villa de Almenara-Puras, un proyecto auspiciado por la Diputación de Valladolid, para dar a conocer los restos arqueológicos de la lujosa casa señorial de la villa romana de La Calzadilla.

La exposición Villas romanas de Valladolid, hasta el 9 de diciembre de 2013 en el Museo de Valladolid, celebra el décimo aniversario de la inauguración del Museo de las Villas Romanas (MVR) de Almenara-Puras. La muestra evoca las antiguas villas romanas a partir de las manifestaciones de este tipo de yacimientos arqueológicos en el territorio de la actual provincia de Valladolid. Está dividida en cuatro áreas temáticas: la villa de La Calzadilla, la primera descubierta en Valladolid; las villas en el mundo romano, que incluye un apartado de arqueología aérea para mostrar fotografías aéreas de las villas más destacadas de Valladolid; la villa como hacienda productiva, en la que se expone el Mosaico de Diana y las Estaciones de la villa de Prado, además de numerosas herramientas agrícolas halladas en el yacimiento del Soto de Tovilla, en Tudela de Duero; y, por último, la villa como escenario de arte y cultura, sobre el refinamiento que acompañaba a la vida cotidiana, en la que se exhibe el Mosaico de los Guerreros y objetos que hablan del gusto artístico que desarrollaron los propietarios de estos palacios campestres.