París

Las máscaras crean rostros misteriosos

Una exposición en el Museo del Louvre explora el poder turbador que han ejercido las máscaras a lo largo de la historia occidental

«Máscaras, mascaradas y mascarones»

«Máscaras, mascaradas y mascarones»

© MUSÉE DU LOUVRE, DIST. RMN-GRAND PALAIS / THIERRY OLLIVIER

12 de agosto de 2014

El Museo del Louvre en París acoge hasta el 22 de septiembre la exposición Máscaras, mascaradas y mascarones, que reúne aproximadamente un centenar de obras que muestran la función de la máscara en la historia occidental. La máscara oculta el rostro verdadero y crea un rostro falso, misterioso, horrible, divertido o seductor. La mascarada era una fiesta de personas que portaban máscaras, por ejemplo un baile de máscaras, y fue una forma de entretenimiento cortesano, en el que se mezclaban la música y la danza. Los mascarones son elementos arquitectónicos, rostros serios o grotescos que decoran puertas, claves de arcos o cornisas. Los dibujos, pinturas, grabados y esculturas muestran la función religiosa de las máscaras en el teatro griego, su aspecto travieso y expresión diabólica en las fiestas, bailes y comedias italianas, su presencia fúnebre en el lecho de muerte y su fuerza duradera y protectora sobre las lápidas. La muestra explora, además, la duplicidad de la máscara en el mundo de la alegoría y su presencia en la decoración a través de los mascarones. La imagen de la cabeza de Medusa cercenada por Perseo y colocada en el escudo de Atenea pretende conservar su extraordinario poder.