Región de Murcia

Las excavaciones arqueológicas en Cartagena "prometen mucho"

El Ayuntamiento de Cartagena está impulsando unas excavaciones en la plaza de la Merced que revelan el antiguo esplendor de la ciudad púnica y romana

1 / 5

1 / 5

Cartagena

Cartagena

Excavaciones arqueológicas en la plaza de la Merced.

© J. ALBALADEJO R. / AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

2 / 5

Cartagena

Cartagena

En el interior de la casa púnica se han descubierto ánforas y vajillas de lujo de época cartaginesa.

© J. ALBALADEJO R. / AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

3 / 5

Cartagena

Cartagena

Los arqueólogos han detectado una fuente monumental con representaciones escultóricas de una ninfa, una deidad asociada al agua.

© J. ALBALADEJO R. / AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

4 / 5

Cartagena

Cartagena

Tramo del Decumano Máximo, la calzada de entrada a la ciudad.

© J. ALBALADEJO R. / AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

5 / 5

Cartagena

Cartagena

Tramo de la antigua calzada romana.

© J. ALBALADEJO R. / AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

18 de octubre de 2015

Las grandes ciudades colapsan, sus ruinas acumulan polvo y acaban enterradas con el paso de los siglos. Pero un día se excavan y sus piedras vuelven a ver la luz. Y las piedras siempre cuentan cosas: el antiguo esplendor de una ciudad permanece implícito en ellas. Los arqueólogos interpretan esas piedras y en cierto modo se cierra un círculo: la ciudad moderna descubre su pasado... y se revaloriza. Esto es lo que está ocurriendo en Cartagena. Los arqueólogos están realizando unas excavaciones en la plaza de la Merced que "prometen mucho", según Luis García Blánquez, el responsable de las mismas. A varios metros de profundidad han aparecido unas piedras que revelan el antiguo esplendor de la ciudad púnica y romana. El pasado 5 de octubre, el Ayuntamiento de Cartagena anunció los primeros hallazgos: los restos de una casa púnica "de gran extensión", un posible ninfeo romano y un tramo del Decumano Máximo, la calzada de entrada a la ciudad.

La casa púnica se encuentra en proceso de excavación, a cuatro metros de profundidad. Presenta una construcción muy sólida con zócalo de piedra y unas estructuras que podrían corresponder a una cocina y a un almacén. En su interior se han descubierto ánforas y vajillas de lujo de época cartaginesa. La vivienda muestra indicios del momento de la conquista romana de la ciudad por parte de las tropas de Escipión, según García Blánquez. Los arqueólogos también han detectado un posible ninfeo del siglo I a.C., esto es, una fuente monumental con representaciones escultóricas de una ninfa, una deidad asociada al agua. José López, el alcalde de Cartagena, explicó durante la presentación de los hallazgos que a la plaza también se la conoce como Plaza del Lago porque "desde sus orígenes, los sistemas hídricos de la ciudad han estado vinculados a esta plaza". El tramo del Decumano Máximo es algo posterior, se remonta al reinado de Augusto, durante el cambio de era.

Por otro lado, García Blánquez opina que "Cartagena pudo ser una fábrica militar", pues se han hallado limaduras y restos de talleres siderúrgicos, entre otras cosas. Según parece, cuando Escipión entró en la ciudad se encontró a unos 10.000 esclavos, de los cuales 2.000 eran artesanos y fabricaban armas para los cartagineses. Los romanos les garantizaron la vida a cambio de que continuaran trabajando para ellos.