Girona

La mujer en la sociedad ibera

Una exposición itinerante en Ullastret (Girona), que reúne una setentena de objetos, ensalza el papel de la mujer en época ibera

1 / 4

1 / 4

«Miradas a la mujer ibera»

«Miradas a la mujer ibera»

Pebetero de terracota del Puig de Sant Andreu (Ullastret), del siglo III a.C.

 

© MUSEU D'ARQUEOLOGIA DE CATALUNYA / ULLASTRET

2 / 4

«Miradas a la mujer ibera»

«Miradas a la mujer ibera»

Figura femenina de terracota, de Ampurias (Girona), del siglo III a.C. 

© MUSEU D'ARQUEOLOGIA DE CATALUNYA / GIRONA

3 / 4

«Miradas a la mujer ibera»

«Miradas a la mujer ibera»

Exvoto de bronce, de Castellar de Santiesteban (Jaén), de entre los siglos IV-III a.C.

© MUSEU D'ARQUEOLOGIA DE CATALUNYA / BARCELONA

4 / 4

«Miradas a la mujer ibera»

«Miradas a la mujer ibera»

Ungüentario de pasta de vidrio, de Ampurias (Girona), de entre el siglo VI y principios del IV a.C.

© MUSEU D'ARQUEOLOGIA DE CATALUNYA / GIRONA

Una exposición itinerante en Ullastret (Girona), que reúne una setentena de objetos, ensalza el papel de la mujer en época ibera

La Dama de Elche y la Dama de Baza, descubiertas respectivamente en 1897 y en 1971, son las representaciones más célebres de la mujer ibera, pero no son los únicos testimonios. Autores clásicos como Estrabón, Polibio, Salustio o Tito Livio, además de las excavaciones arqueológicas que se han desarrollado en la península Ibérica, ofrecen valiosa información sobre el importante papel que tuvo la mujer en la sociedad ibera. Ésta es precisamente la idea que pretende comunicar la exposición itinerante Miradas a la mujer ibera, que se puede visitar del 9 de agosto al 15 de septiembre de 2013 en la sede de Ullastret (Girona) del Museo de Arqueología de Cataluña. 

La muestra se centra en tres aspectos de la mujer ibera: los espacios en los que desarrolló su vida, sus quehaceres diarios y la admiración o veneración que suscitaba. Su vida cotidiana transcurría en el poblado y era en la casa donde se ocupaba de tareas tan tradicionales como la maternidad o los trabajos domésticos. En su interior se ubicaba la chimenea, el horno, la zona de molienda y textil, y la zona de almacenaje. Las mujeres más humildes incluso trabajaban en el campo. La preocupación por la belleza ocupaba una parte importante de sus vidas, como lo demuestran los ajuares funerarios que han sido hallados y que incluyen ungüentarios que en su día contenían cosméticos y perfumes. También formaban parte esencial de las grandes ceremonias, en las que tocaban instrumentos o bailaban junto a los hombres. Se preocupaban por la salud y la fertilidad y por ello no olvidaban a sus dioses, a los que ofrecían exvotos de piedra o bronce. Por último, no se sabe si ostentaron cargos poderosos, pero sí que intervinieron activamente en las alianzas políticas. Las damas de Elche y de Baza representan a mujeres poderosas.

La muestra, organizada por el Ayuntamiento de Jumilla (Murcia) y la Fundación ITMA (Asturias), reúne una setentena de objetos cotidianos y rituales procedentes de 18 yacimientos arqueológicos del sureste y noreste de la península Ibérica, especialmente de Murcia, Granada, Albacete y el norte de Cataluña. Se exhibe, además, una réplica de la Dama de Elche que se podrá contemplar desde cualquier punto de vista a través de una pantalla multitáctil de grandes dimensiones.