Mérida

La muerte en la antigua Emerita Augusta

El MNAR acoge una muestra sobre el mundo funerario romano que reúne más de 200 piezas de las excavaciones arqueológicas, muchas de las cuales se encontraban almacenadas y ocultas

1 / 5

1 / 5

«Que la tierra te sea ligera»

«Que la tierra te sea ligera»

Recipientes que contenían ungüentos u otros líquidos y que formaban parte de un ajuar funerario.

© CONSORCIO DE LA CIUDAD MONUMENTAL DE MÉRIDA

2 / 5

«Que la tierra te sea ligera»

«Que la tierra te sea ligera»

Lucernas halladas en Emerita Augusta. 

© CONSORCIO DE LA CIUDAD MONUMENTAL DE MÉRIDA

3 / 5

«Que la tierra te sea ligera»

«Que la tierra te sea ligera»

Inscripción funeraria procedente de la antigua ciudad romana de Mérida.

© CONSORCIO DE LA CIUDAD MONUMENTAL DE MÉRIDA

4 / 5

«Que la tierra te sea ligera»

«Que la tierra te sea ligera»

Una de las más de 200 piezas presentes en la muestra sobre el mundo funerario romano.

© CONSORCIO DE LA CIUDAD MONUMENTAL DE MÉRIDA

5 / 5

«Que la tierra te sea ligera»

«Que la tierra te sea ligera»

Vitrina con diferentes elementos votivos.

© CONSORCIO DE LA CIUDAD MONUMENTAL DE MÉRIDA

El MNAR acoge una muestra sobre el mundo funerario romano que reúne más de 200 piezas de las excavaciones arqueológicas, muchas de las cuales se encontraban almacenadas y ocultas

Hablar de la muerte en épocas remotas de forma objetiva siempre supone un reto y más aún desde una sociedad actual que elude el dolor, la vejez y un final inevitable. Un escollo que han tenido que superar los organizadores de la muestra Que la tierra te sea ligera, que desde el pasado 29 de noviembre se puede visitar en el Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) de Mérida. La exposición pretende explicar cómo vivían los romanos, especialmente los ciudadanos de la antigua Emerita Augusta, el paso trascendente hacia la muerte, a través de la exhibición de objetos, como ajuares funerarios o inscripciones, pero también aportando información puntera sobre las últimas excavaciones y tratando de entender la mentalidad o el paisaje urbano, explica Miguel Alba, director científico del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida. Esta muestra y la que se organizó el año pasado (El Consorcio y la arqueología emeritense. De la excavación al museo) buscan enriquecer los fondos del MNAR con las piezas arqueológicas halladas en las últimas décadas en la ciudad romana de Mérida dando así fin a una situación ilógica por la que muchas piezas se encontraban almacenadas y ocultas, en palabras de Trinidad Nogales, consejera de Educación y Cultura en el Gobierno de Extremadura. 

Arrojados a los vertederos públicos

La muestra ofrece una selección de 206 piezas de las 439 que, repartidas en ocho lotes, pasarán a formar parte del depósito permanente del MNAR. Estas piezas están relacionadas con el mundo funerario romano y proceden principalmente del sitio arqueológico del Disco, un importante espacio funerario situado en el solar de la antigua Campsa, en torno a una de las vías al este de la ciudad. Se trata de una calzada porticada que salía de la ciudad desde la puerta próxima al anfiteatro y en dirección al circo romano. La muestra se vertebra en seis ámbitos: Enterramientos, Áreas funerarias, Recordando a los antepasados, Ritos funerarios, Sombras y paraísos y Epigrafía. Recoge, además, una serie de publicaciones científicas sobre la arqueología de la muerte en Emerita y fotografías sobre las intervenciones arqueológicas. Entre los diferentes espacios funerarios llama la atención el puticulum o vertedero, ubicado en el antiguo Cuartel de Artillería. Todos los ciudadanos recibían sepultura, incluso los más desafortunados, depositados o arrojados a los basureros o vertederos públicos.