Madrid

La momia guanche del Barranco de Herques se exhibe en el MAN

El Museo Arqueológico Nacional abre un espacio permanente dedicado a la prehistoria del archipiélago canario

1 / 2

1 / 2

Momia guanche de Madrid

Momia guanche de Madrid

La momia guanche del Barranco de Herques (Tenerife) expuesta en el Museo Arqueológico Nacional (Madrid).

Foto: Ángel Martínez Levas / MAN

2 / 2

Momia guanche de Madrid

Momia guanche de Madrid

El traslado de la frágil momia siguió un protocolo estricto de conservación.

Foto: Ángel Martínez Levas / MAN

16 de diciembre de 2015

La momia guanche del Barranco de Herques, hallada en 1776 al oeste de Tenerife, se expone a partir de esta semana en la colección permanente del Museo Arqueológico Nacional (MAN) en Madrid, según informa el MAN en un comunicado. Con esta incorporación se abre un espacio dedicado a la prehistoria del archipiélago, un proyecto que busca reagrupar los materiales arqueológicos canarios en los museos estatales, hasta ahora dispersos entre el Museo Arqueológico Nacional, el Museo Nacional de Antropología y el Museo de América. El Cabildo de Tenerife hace años que reclama esta momia, la mejor conservada de la cultura guanche, los antiguos pobladores de la isla de Tenerife y, por extensión, de todo el archipiélago canario. En el Museo de la Naturaleza y el Hombre, en Santa Cruz de Tenerife, se encuentra la mayor colección existente sobre la cultura guanche.

Un hombre de entre 35 y 40 años de edad

Las momias guanches no han podido ser fechadas con exactitud. Los restos momificados han sido fechados entre el siglo III d.C. y el XV, durante el reinado de los Reyes Católicos, cuando Canarias fue conquistada. La momia guanche de Madrid, datada entre los siglos XI y XIII, corresponde a un hombre adulto de entre 35 y 40 años de edad y de 1,60 metros de altura. Tras su hallazgo en 1776 fue enviada al rey Carlos III para el Real Gabinete de Historia Natural y desde entonces ha permanecido en Madrid. "La momia del barranco de Herques es testimonio de uno de los rasgos más llamativos de la cultura prehispánica en las islas de Tenerife, Gran Canaria y La Palma, que momificaban a miembros destacados de la sociedad y los enterraban en tumbas colectivas en cuevas de difícil acceso. El cuerpo se cubría con pieles de cabra u oveja, y en Gran Canaria se empleaban también tejidos de junco de palma", explica el MAN.