Londres

La Londinium romana se esconde bajo el distrito financiero

Han descubierto millares de piezas y estructuras romanas en los terrenos de la futura sede europea de Bloomberg, en el distrito financiero de Londres

Cuando aún no ha transcurrido un mes desde el anuncio del hallazgo de un cementerio de la peste negra en el centro de Londres, el equipo de arqueólogos del Museo de Londres (MOLA) ha revelado el descubrimiento de millares de piezas y estructuras pertenecientes a la ciudad romana de Londinium, que abarcan el período completo de ocupación romana en la isla, desde la década de los años 40 d.C. hasta comienzos del siglo V d.C., según comunicó el MOLA el pasado 9 de abril.

Las ruinas romanas han aflorado en el emplazamiento en el que se edificará Bloomberg Place, la futura sede europea de la compañía estadounidense Bloomberg, en el distrito financiero de Londres y en el corazón de la antigua Londinium. En 1954, el arqueólogo galés William Francis Grimes (1905-1988) descubrió en este lugar un templo dedicado al dios Mitra. Las excavaciones actuales, que comenzaron con el cuidadoso desmontaje del templo, reconstruido en los años 60, han permitido localizar restos del templo que no habían sido excavados.

El sitio arqueológico está situado en el antiguo cauce del río Walbrook, ya desaparecido. La humedad del terreno ha conservado el material arqueológico en óptimas condiciones. Incluye objetos y estructuras de madera y de cuero muy propensos al desgaste, por lo que el sitio ha sido calificado como «la Pompeya del norte». Los resultados proporcionan un atisbo de la bulliciosa vida de la Londinium romana. Los edificios de madera que han sobrevivido, y que llegan a la altura del hombro, muestran una industria floreciente. También se han encontrado fragmentos de tablillas escritas, como por ejemplo una carta afectuosa, o misteriosos objetos de cuero que debieron adornar un carro, como el que retrata a un gladiador luchando contra criaturas mitológicas.

Los arqueólogos han descubierto, entre otras cosas, un excepcional amuleto de ámbar de un gladiador; una pieza de adorno en forma de puño y de falo, considerado un amuleto de la buena suerte; desechos y depósitos rituales del río Walbrook, incluidas monedas romanas; un tesoro de peltre, monedas y cráneos de vacas que formaron parte de un ritual y que fueron arrojados en un pozo romano; y un complejo sistema de drenaje para verter residuos al río Walbrook desde edificios que tenían funciones industriales.

Los restos del templo de Mitra y los demás hallazgos se mostrarán al público tras la finalización del Bloomberg Place, previsto para el año 2016.