Madrid

La huella española en Estados Unidos

Una muestra en la Biblioteca Nacional examina, mediante más de 70 obras, la contribución española en la construcción del territorio y paisajes norteamericanos

«Diseñar América. El trazado español de los Estados Unidos»

«Diseñar América. El trazado español de los Estados Unidos»

© BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

26 de agosto de 2014

En 1513, Juan Ponce de León, un conquistador español, desembarcó en la península de Florida. Desde entonces hasta hoy, España ha tenido una presencia decisiva en los actuales Estados Unidos de América. España fue el primer país europeo en establecerse en el territorio de los Estados Unidos y ha sido el que más tiempo se ha mantenido allí. Esta influencia se hace presente en campos muy diversos: desde la exploración y puesta en el mapa de su territorio, hasta la fundación de ciudades. Una larga etapa de dominio español (1565-1821) ha dejado tras de sí influencias decisivas en la estructura del territorio y la conformación de su paisaje. El camino real de Junípero Serra, por ejemplo, quien fue un fraile franciscano, hoy en día coincide en paralelo con la autopista 101, que recorre la costa atlántica. Arquitectos ingenieros como Gustavo Guastavino fueron introduciendo sus patentes constructivas de costa a costa de aquel país. Por ejemplo, la iconografía del Nueva York del siglo XIX fue configurada por este español, señala Juan Miguel Hernández León, actual presidente del Círculo de Bellas Artes y comisario de la exposición Diseñar América. El trazado español de los Estados Unidos, que se puede visitar hasta el 12 de octubre en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid.

California aparecía como una isla 

Hernández León destaca la exhibición de los magníficos fondos cartográficos que se han seleccionado para explicar de qué manera se han ido dibujando y diseñando el territorio y las ciudades norteamericanas. La cartografía era un instrumento de colonización, de investigación, para elaborar una imagen de un continente que, históricamente, había aparecido como una especie de fisura entre el continente euroasiático y el europeo. Conviene saber, entre otras cosas, que en aquellos incios cartográficos California aparecía como una isla, o que sobre suelo hispano se construyó la primera ciudad para esclavos negros liberados, Fuerte Mosé, cuyo nombre original era Gracia Real de Santa Teresa de Mosé. En la muestra, organizada en coordinación con la Fundación Consejo España-Estados Unidos, se exhiben más de 70 obras originales procedentes de los fondos de la Biblioteca Nacional, del Archivo General Militar y del Archivo del Museo Naval. Algunos de los documentos más significativos son el plano del Tratado de Versalles, del siglo XVIII, en el que se puede comprobar la extensión del territorio español, y el Atlas de Humboldt, que va determinando los caminos del territorio.