México

La cultura maya tiene su museo en Cancún

El INAH inaugura el Museo Maya de Cancún y la Zona Arqueológica de San Miguelito

1 / 4

1 / 4

Museo Maya

Museo Maya

Fachada del nuevo Museo Maya de Cancún.

DMC.INAH. / M. MARAT

2 / 4

Museo Maya

Museo Maya

Vasija de cerámica con araña fantástica. Kohunlich, Quintana Roo. Clásico tardío, 600-850 d.C.

DMC.INAH. / M. MARAT

3 / 4

Museo Maya

Museo Maya

Plato de cerámica de la Bahía de Chetumal, Quintana Roo. Clásico tardío, 600-850 d.C.

DMC.INAH. / M. MARAT

4 / 4

Museo Maya

Museo Maya

La Pirámide, en la Zona Arqueológica San Miguelito, en Cancún.

DMC.INAH. / M. MARAT

El INAH inaugura el Museo Maya de Cancún y la Zona Arqueológica de San Miguelito

El pasado 1 de noviembre abrió sus puertas el nuevo Museo Maya de Cancún, tras seis años de trabajos. El nuevo espacio dedicado a la cultura maya reúne 350 objetos arqueológicos, producto de 30 años de investigaciones, algunos nunca antes mostrados, otros descubiertos en excavaciones recientes o que habían sido exhibidos en recintos como el Museo Regional de Yucatán (Palacio Cantón) y el antiguo Museo Arqueológico de Cancún, que fue cerrado en 2005 tras el paso del huracán Wilma, que arrasó Cancún y la Riviera Maya.

Desde 1964 y 1987, cuando se inauguraron los museos Nacional de Antropología y del Templo Mayor, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) no edificaba un recinto de arquitectura moderna para albergar un espacio museístico. La red de museos del INAH carecía de un recinto dedicado exclusivamente a la cultura maya prehispánica.

El edificio, proyectado por el arquitecto Alberto García Lascuráin, dispone de tres salas de exhibición (dos permanentes y una temporal) que están elevadas a diez metros sobre el nivel del suelo para evitar inundaciones. Las paredes traslúcidas permiten observar los exiguos reductos del entorno selvático que fue Cancún y la laguna de Nichupté.

La primera sala, que se denomina Quintana Roo, recoge los resultados de 30 años de investigaciones y descubrimientos arqueológicos en el país. "Se trata de la historia de los mayas que habitaron la parte oriental de la península de Yucatán, región que por su lejanía y condiciones naturales quedó aislada del dominio español y cuya arqueología se había presentado dispersa en distintos museos, sin resaltar su importancia", explica la arqueóloga Adriana Velázquez, directora del Centro INAH en la entidad.

La segunda sala presenta la diversidad de regiones que conforman el área maya, de casi 300.000 km2, que abarcan el sureste de México, Belice, Guatemala, El Salvador y parte de Honduras. La tercera sala, de exposiciones temporales, abre al público con la muestra Rostros de la Divinidad: los mosaicos mayas de piedra verde, hasta comienzos de 2013.

Por último, y tras dos años de trabajos, se ha abierto al público el sitio prehispánico de San Miguelito, el asentamiento maya más importante de la isla, que integraba las rutas comerciales de la parte oriental de la península de Yucatán. Fue habitado hace más de 800 años y hasta la llegada de los conquistadores españoles. Se ubica en un lugar estratégico, en la entrada a la laguna Nichupté, por lo que debió ser un puerto obligado para las embarcaciones. En esta nueva zona arqueológica se descubrieron 47 entierros, de los cuales 30 corresponden a niños y el resto a adultos.