Inglaterra

La cocina de Shakespeare sale a la luz

Se están recuperando los restos de la antigua cocina de New Place, la residencia de Shakespeare hasta su muerte en 1616

1 / 4

1 / 4

New Place

New Place

El fuego se hacía en la estructura que aparece a la izquierda. Los dos muros, ennegrecidos, debieron de sostener un horno. En cambio, la estructura de la derecha debió de servir para mantener los alimentos fríos.

Foto: K. Colls and W. Mitchell, Staffordshire University, Centre of Archaeology

2 / 4

New Place

New Place

Fundamentos de un muro perimetral que podría datar del siglo XVI ó XVII.

Foto: K. Colls and W. Mitchell, Staffordshire University, Centre of Archaeology

3 / 4

New Place

New Place

Pozo hallado en el patio que hay detrás de Nash's House, la casa junto a New Place.

Foto: K. Colls and W. Mitchell, Staffordshire University, Centre of Archaeology

4 / 4

New Place

New Place

Recreación de New Place.

Foto: Phil Watson, courtesy of the Shakespeare Birthplace Trust

3 de diciembre de 2015

El Centro de Arqueología de la Universidad de Staffordshire ha recuperado los restos de la cocina de Shakespeare en New Place, su lugar de residencia en Stratford-upon-Avon desde 1597 hasta su muerte en 1616. Excavar una cocina del siglo XVII no suele ser un gran acontecimiento, pero excavar la cocina del Bardo de Avon, con horno y refrigerador incluidos, es un hecho memorable. Y lo es por varios motivos: porque William Shakespeare es el más grande o uno de los más grandes escritores de todos los tiempos y cualquier objeto suyo, por insignificante que parezca, es importante; porque el poeta fue un apasionado de la comida, la bebida y otros placeres más dudosos (en su jardín se encontraron pipas con restos de cannabis); y porque ya no queda prácticamente nada de su casa original. En el siglo XVIII fue adquirida por el reverendo Francis Gastrell, quien no se contentó con eliminar la morera del jardín, supuestamente plantada por Shakespeare, sino que además derribó la vivienda para eludir ciertos impuestos (parece ser que también estaba exasperado por el continuo flujo de seguidores de Shakespeare que querían visitar la casa). La gente respondió a esta ofensa rompiendo los cristales de New Place. Gastrell tuvo que abandonar el pueblo.

Una casa con más de veinte habitaciones y diez chimeneas

Shakespeare vivió en New Place durante casi veinte años, los últimos de su vida, cuando estaba en la cima de su carrera. Fue su hogar familiar, donde cocinó alimentos y compuso sus últimas obras, entre ellas La tempestad (1610-1611). No sólo se ha encontrado el horno y el almacén refrigerado. El equipo arqueológico también ha hallado unas estructuras relacionadas con la elaboración de cerveza, el salado y la conservación de alimentos, además de fragmentos de platos, tazas y otros utensilios de cocina. Por otro lado, la ubicación de la cocina está ayudando a conocer el tamaño original de New Place, que en su tiempo era la residencia unifamiliar más grande del distrito, con más de veinte habitaciones y diez chimeneas. "Durante el curso de las excavaciones ha emergido una imagen mucho más detallada de Shakespeare. En New Place podemos vislumbrar al Shakespeare dramaturgo y al gentleman rural. Su cometido principal fue escribir y una casa tan impresionante como New Place seguro que fue importante en el ritmo de su vida laboral", explica Paul Edmondson, uno de los integrantes de la organización Shakespeare Birthplace Trust.