IMAGEN DE LA SEMANA

La Bicha de Balazote hipnotiza con su mirada

Bicha de Balazote

Bicha de Balazote

© SANTIAGO RELANZÓN / FUNDACIÓN ITMA-MAN

16 de febrero de 2015

La Bicha de Balazote, de unos 2.500 años de antigüedad, es una de las piezas más turbadoras del arte ibérico. Con la mirada vacía, los pómulos salientes, el bigote fino y la boca pequeña continúa hipnotizando a los visitantes del Museo Arqueológico Nacional (Madrid), que abrió sus puertas en abril de 2014 tras una completa renovación. De semblante un tanto burlón, este toro androcéfalo que ya no conserva los cuernos ha sido descrito como un animal mítico, fantástico, que tendría la función de custodiar una tumba monumental y alejar las influencias maléficas. La escultura, formada por dos piezas, fue hallada a finales del siglo XIX en el paraje de Los Majuelos, en el término municipal de Balazote y de hecho figura en el escudo de la localidad albaceteña. En 1931, el arqueólogo Antonio García y Bellido estudió la pieza y concluyó que es hija de helenos, y si se quiere, también nieta de fenicios y bisnieta de mesopotámicos