Murcia

La Almoloya era un centro político hace 4.000 años

El antiguo asentamiento de La Almoloya, de la cultura argárica, ha deparado unos magníficos hallazgos, entre ellos un edificio palaciego y decenas de tumbas con ofrendas

1 / 7

1 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Vista aérea de las principales construcciones descubiertas en el asentamiento argárico de La Almoloya, en Pliego (Murcia).

© UAB

2 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Sala de gobierno de La Almoloya que, según los arqueólogos, se trataría del primer recinto político especializado de Europa occidental. 

© UAB

3 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Interior de la tumba principesca con los esqueletos y el ajuar funerario.

© UAB

4 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Diadema de plata hallada en la tumba principesca, la única de su época que se conserva hoy en España. 

© UAB

5 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Joyas asociadas a cráneos, con dilatadores de oreja de oro y plata.

© UAB

6 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Dilatador de oreja de oro. 

© UAB

7 / 7

La Almoloya

La Almoloya

Vasito decorado con apliques de plata. 

© UAB

El antiguo asentamiento de La Almoloya, de la cultura argárica, ha deparado unos magníficos hallazgos, entre ellos un edificio palaciego y decenas de tumbas con ofrendas

La Almoloya, un antiguo asentamiento de la cultura argárica ubicado en Pliego (Murcia), ha sido recientemente excavado por un equipo de investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), que ha descubierto estructuras pertenecientes a un complejo de edificios de la Edad del Bronce, entre ellos un edificio palaciego que pudo servir como sala de audiencias o para celebrar reuniones de gobierno, según ha informado la UAB en un comunicado emitido este mes de octubre.

La Almoloya fue una de las cunas de la cultura argárica, que debe su nombre al yacimiento epónimo de El Argar (Almería). Las ruinas están situadas sobre un cerro allanado que domina un extenso terreno de monte bajo. Se trata de un emplazamiento estratégico privilegiado que favoreció su ocupación durante más de 600 años, entre 2200 y 1550 a.C. Los arqueólogos afirman que es la primera vez que se constata la existencia de un recinto tan antiguo especializado en el ejercicio del gobierno en Europa occidental, desde el que se regiría la vida de muchas otras comunidades de la región, anuncia el comunicado. Y destacan el hecho de que, alrededor de la misma época, sólo las grandes civilizaciones orientales presentaban construcciones equiparables en estructura y función, añade.

La solidez y maestría de las estructuras urbanas son, según los investigadores, únicas en la prehistoria europea occidental. Algunas de las paredes conservan restos de estuco decorado con motivos geométricos y naturalistas, una novedad que supone el descubrimiento de un estilo argárico. En el edificio que debió de tener funciones políticas destaca una amplia sala de unos setenta metros cuadrados con techos altos y una capacidad para unas 64 personas sentadas en los bancos adosados a las paredes. La sala también estaba dotada de un gran hogar ceremonial y un podio de carácter simbólico.

Durante la última campaña arqueólogica, que finalizó en septiembre, se han hallado decenas de tumbas, la mayoría provistas de ofrendas. Los entierros están situados en el subsuelo de las mismas viviendas, como ya pudieron comprobar en los años cuarenta los investigadores Emeterio Cuadrado y Juan de la Cierva. Destaca una tumba junto a la cabecera principal de la sala de audiencias, en cuyo interior se han hallado los restos de un hombre y una mujer en posición flexionada y acompañados de una treintena de ricas ofrendas realizadas con metales nobles y piedras semipreciosas. Una de las piezas más relevantes es una diadema de plata que ceñía el cráneo de la mujer, sobre todo teniendo en cuenta que las últimas fueron descubiertas hace más de 130 años en El Argar, y ninguna de ellas se conserva hoy en España. También se han hallado cuatro dilatadores de oreja, dos de oro macizo y dos de plata, además de anillos, pendientes, brazaletes y clavos de plata que sujetaban el mango de un bello puñal de cobre. Destacan también un vasito cerámico cubierto por láminas finas de plata y un punzón metálico con una punta de cobre y un mango forjado enteramente en plata. 

El equipo a cargo de las excavaciones arqueológicas en La Almoloya, dirigido por Vicente Lull, Rafael Micó, Cristina Rihuete y Roberto Risch, ha realizado previamente importantes hallazgos en La Bastida, otro yacimiento murciano de la Edad del Bronce único en Europa.