Así fue la curiosa muerte de Iván el Terrible

Iván IV Vasílievich, el primer zar de Rusia, murió el 18 de marzo de 1584 cuando se disponía a jugar una partida de ajedrez

Catedral de San Basilio

Catedral de San Basilio

© TETRA IMAGES / HEMIS / GTRES

18 de marzo de 2014

Descubren en Rusia un arsenal de la época de Iván el Terrible

Más información

Descubren en Rusia un arsenal de la época de Iván el Terrible

Iván IV Vasílievich (Kolómenskoe, 1530), más conocido como Iván el Terrible, fue coronado Gran Príncipe de Moscú a los tres años de edad y zar de Rusia desde 1547 a 1584, convirtiéndose en el primero en adoptar este título. Durante su reinado fomentó las artes y las letras: ordenó la construcción de la catedral de San Basilio en Moscú y fundó la Pechatni Dvor, la primera imprenta de Rusia. También emprendió una serie de reformas políticas, militares y legislativas -como la creación de un nuevo código legal, el Sudébnik-, con el fin de reducir la influencia de la poderosa aristocracia. Entre sus logros también cabe mencionar la anexión de la región del Volga y la conquista de Siberia. Sin embargo, ha pasado a la historia por las atrocidades que cometió durante la segunda mitad de su vida.

Un carácter violento

Durante su infancia estuvo sometido a las intrigas y humillaciones de los boyardos, la nobleza rusa. Este hecho ensombreció su carácter y a los 13 años de edad ordenó la ejecución del príncipe Andréi Shuiski, líder de los boyardos. Shuiski fue arrestado y arrojado a una jauría de perros hambrientos que lo devoraron. La muerte de Anastasia Románovna, su primera esposa, le sumió en un estado de crispación y comenzó a experimentar ciclos de euforia y depresión. En 1581, en un arrebato de cólera golpeó mortalmente a su hijo con un bastón, por lo que vivió atormentado el resto de su vida. Iván el Terrible murió el 18 de marzo de 1584 mientras se disponía a jugar una partida de ajedrez con Bogdan Belski, uno de sus asesores más cercanos. Hay diferentes versiones sobre la causa de su muerte y la mayoría no asumen que muriera de forma natural.