Isabel I y la era dorada de Inglaterra

El 24 de marzo de 1603, murió la Reina Virgen, orgullo de los ingleses y azote de la Armada española

1 / 6

1 / 6

Isabel I de Inglaterra

Isabel I de Inglaterra

Isabel I de Inglaterra vestida con opulencia con motivo de la victoria naval contra España en 1588.

Foto: The Print Collector / Heritage Images / Gtres

2 / 6

Enrique VIII y Ana Bolena

Enrique VIII y Ana Bolena

Obra de Marcus Stone, de 1870, en la que aparecen Enrique VIII y Ana Bolena, progenitores de Isabel I de Inglaterra, observados por la reina Catalina de Aragón.

Foto: Heritage / Gtres

3 / 6

La Reina Virgen

La Reina Virgen

Retrato al óleo de Isabel I, Reina de Inglaterra e Irlanda. La obra titulada "The Rainbow Portrait of Queen Elizabeth I". La obra, pintada alrededor de los años 1600 y 1602,  se atribuye al pintor Marcus Gheeraerts, un artista flamenco instalado en la corte de los Tudor.

4 / 6

El ascenso al trono

El ascenso al trono

Así lucía la Reina Isabel I de Inglaterra vestida para el día de su coronación. El vestido, confeccionado con piel de armiño se muestra engalanado con la rosa de los Tudor. Lleva el pelo suelto tal y como dictaba la tradición en Inglaterra para la coronación de una reina. La pintura, cuya autoría se desconoce, data de la primera década del siglo XVII, y se elaboró a partir de otro original perdido, también de autor anónimo.

Foto: The National Portrait Gallery History of the Kings and Queens of England / David Williamson

5 / 6

El comienzo de la hegemonía naval inglesa

El comienzo de la hegemonía naval inglesa

Retrato de la Reina Isabel I de Inglaterra conmemorando -como dan fe las obras al fondo de la pintura- la derrota de la Armada Invencible Española. Bajo la mano derecha de la reina yace un globo terráqueo, símbolo de su poder mundial.

6 / 6

El funeral real

El funeral real

Cortejo fúnebre de Isabel I. Obra atribuida a William Camden, 1603. Los abanderados que acompañan el ataúd de la reina portan sobre los estandartes las banderas con la heráldica de sus antepasados.

Foto: The Exhibition at the National Maritime Museum

El 24 de marzo de 1603, murió la Reina Virgen, orgullo de los ingleses y azote de la Armada española

Más información

La boda secreta de Enrique VIII y Ana Bolena

La boda secreta de Enrique VIII y Ana Bolena

A primeras horas del 24 de marzo de 1603, falleció a los 69 años de edad la reina Isabel I de Inglaterra (Greenwich, 1533) en el Palacio de Richmond, a orillas del río Támesis, donde solía ir a cazar ciervos. Según Henry Parry, el capellán real, murió sosegadamente: «Esta madrugada alrededor de las 3:00, Su Majestad partió de esta vida, suavemente como un cordero, fácilmente como una manzana madura del árbol».

Su dilatado reinado, de 44 años de duración, es uno de los más largos de la Corona británica, eso sí, superado con creces por Isabel II, que lleva ya más de 60 años en el poder.

Isabel I, hija de Enrique VIII, que se casó seis veces, está considerada una de las grandes monarcas de la historia de Inglaterra, que gobernó durante la era dorada de este país. No sólo afirmó a Inglaterra como potencia política y económica, sino que propició un gran desarrollo cultural. Bajo su mandato vivieron personajes ilustres como William Shakespeare o Christopher Marlowe; pero también corsarios como Francis Drake, que contribuyó (además de los elementos) en la derrota de la gran flota enviada por Felipe II a conquistar Inglaterra, o Walter Raleigh, que participó en la toma de Cádiz en 1596.

Más información

La trágica vida de María Estuardo

La trágica vida de María Estuardo

Isabel I ha pasado a la historia tanto por sus virtudes como por sus defectos. Fue una persona culta e inteligente, implacable y enérgica, pero también cruel y ávida de poder. Durante toda su vida eludió el matrimonio para garantizar la independencia de sus actuaciones, por lo que se la conoce como la Reina Virgen, aunque según se cuenta se enamoró en reiteradas ocasiones, especialmente de Robert Dudley, el primer conde de Leicester, que murió de una enfermedad repentina en 1588.

Isabel I apoyó a los protestantes, persiguió a los católicos y creó la Iglesia de Inglaterra, independiente de Roma, que consolidó el anglicanismo. En 1587 decapitó a María Estuardo, la reina de Escocia, en el castillo de Fotheringhay, que murió como una mártir católica. Esta ejecución provocó el enfrentamiento definitivo entre Inglaterra y la España católica, que a pesar de la ruina económica que la guerra ocasionó a ambos países, consagró la supremacía marítima de Inglaterra e impulsó su expansionismo.

Más información

La Armada Invencible, Felipe II contra Inglaterra

La Armada Invencible, Felipe II contra Inglaterra

Se desconoce cuál fue la causa exacta de la muerte de Isabel I. En sus últimos años sufría de insomnio y depresión, padecía debilidad general y, según se cuenta, se sentía atormentada por la muerte de María Estuardo. Murió echada sobre unos cojines que habían extendido en el suelo sus damas de honor, quizá por muerte natural, neumonía e incluso envenenamiento con cerusa, una sustancia que utilizaba como maquillaje.

DESCUBRE MÁS SOBRE LA DINASTÍA DE LOS TUDOR