Investigan una de las minas más antiguas de Grecia

Las galerías laberínticas de Tóricos, asfixiantes e inaccesibles, han permanecido parcialmente intactas durante milenios

1 / 3

1 / 3

Galería

Galería

Una de las galerías de la mina de Tóricos.

Foto: Roald Docter

2 / 3

Lámpara ática

Lámpara ática

Lámpara ática del siglo IV a.C.

Foto: Roald Docter

3 / 3

Inscripción griega

Inscripción griega

Un arqueólogo examina una inscripción griega en uno de los muros.

Foto: Roald Docter

Las galerías laberínticas de Tóricos, asfixiantes e inaccesibles, han permanecido parcialmente intactas durante milenios

Una colina, un teatro y un zorro. La colina se llama Velatouri y está en Tóricos, al noreste del cabo griego de Sunion. "En el siglo IV a.C., Tóricos y Laurion, que está al lado, se convirtieron en el distrito minero más importante de Grecia, gracias a los nuevos procedimientos técnicos para extraer plata", explica el arqueólogo Roald Docter a Historia National Geographic. El teatro, uno de los más antiguos de Grecia, está situado al pie de la colina Velatouri. Algunos accesos a las minas siempre han sido visibles. "En octubre de 1975, el profesor Herman Mussche, de la Escuela Belga de Atenas, descubrió por casualidad una nueva entrada a la mina, al oeste del antiguo teatro. Un zorro había cavado un hoyo entre la maleza y al retirar la tierra dejó al descubierto fragmentos de cerámica", agrega. Roald Docter, de la Universidad de Gante, y Denis Morin, de la Universidad de Lorena, participan en un proyecto arqueológico que investiga las minas de Tóricos. Sus galerías laberínticas, asfixiantes e inaccesibles, incluso con equipos de alta tecnología, han permanecido parcialmente intactas durante milenios.

Esclavos condenados a la oscuridad

Las investigaciones recientes demuestran que la explotación de la mina se remonta a finales del IV milenio a.C., mucho antes de lo que se creía. "Siglos después, en el año 482 a.C., se descubrió una vena de plata especialmente rica en la zona de Laurion. Atenas recibió unos beneficios extraordinarios que, por recomendación de Temístocles, fueron empleados en la construcción de una flota de trirremes ante la inminente amenaza de los persas", observa Docter. La actividad minera en Tóricos cayó en desuso a finales del siglo V a.C. y se reanudó con fuerza unas décadas después, gracias a las nuevas técnicas de extracción. Los arqueólogos han encontrado restos de cerámica, herramientas de piedra, lámparas de aceite, marcas en los muros y una inscripción en griego que está siendo traducida e interpretada. Tóricos evoca unos tiempos remotos, cuando la minería era una actividad arcaica, practicada principalmente por esclavos, condenados al rigor y a la oscuridad.