Sudán

Inscripciones para ahuyentar a los malos espíritus

Unos investigadores polacos han estudiado las misteriosas inscripciones en griego y copto que cubrían las paredes de una cripta en la antigua Dongola, a orillas del Nilo

1 / 4

1 / 4

Antigua Dongola

Antigua Dongola

El interior de la cripta consta de cuatro paredes y un techo abovedado. Las inscripciones fueron pintadas con tinta marrón sobre una superficie previamente blanqueada.

© POLISH MISSION IN DONGOLA, ARCHIVE PCMA

2 / 4

Antigua Dongola

Antigua Dongola

Las inscripciones en griego antiguo y copto están dedicadas sobre todo a la Virgen María, pero también hay pasajes de los cuatro evangelios, además de signos mágicos que funcionaban como amuletos.

© POLISH MISSION IN DONGOLA, ARCHIVE PCMA

3 / 4

Antigua Dongola

Antigua Dongola

Las inscripciones no estaban dedicadas a los difuntos, sino que más bien pretendían alejar a los malos espíritus.

© POLISH MISSION IN DONGOLA, ARCHIVE PCMA

4 / 4

Antigua Dongola

Antigua Dongola

Uno de los cadáveres naturalmente momificados debería corresponder al arzobispo Georgios, probablemente el hijo del rey Zacarías V y líder espiritual de la Iglesia de Makuria.

© POLISH MISSION IN DONGOLA, ARCHIVE PCMA

8 de enero de 2014

La tumba fue concebida para no ser profanada, especialmente cuando las almas de los difuntos abandonaran los cuerpos en pos del Reino de los Cielos, pero los arqueólogos la hallaron casi 900 años después. El equipo arqueológico polaco que desde mediados de los años sesenta excava las ruinas de la antigua Dongola, en el desierto de Sudán, descubrió la misteriosa cripta en 1993, pero no se comenzó a excavar hasta 2009. En su interior reposaban varios cadáveres momificados de forma natural, pero más sorprendentes resultaron las inscripciones en griego y en copto que cubrían las cuatro paredes del recinto fúnebre. La mano diestra de un tal Ioannou las pintó con tinta marrón sobre cuatro paredes previamente blanqueadas. Estas inscripciones no son conmemorativas, no honran a los difuntos de la tumba; más bien buscan ahuyentar al diablo y a los malos espíritus. Los textos han sido estudiados por Adam Latjar, de la Universidad de Varsovia, y Jacques van der Vliet, de la Universidad de Leiden, y serán publicados a lo largo de 2014, según explica Wlodzimierz Godlewski, director de la Misión Polaca en Dongola, a Historia National Geographic

La cripta fue hallada bajo unas ruinas bien conservadas que formaban parte del antiguo monasterio de la Santísima Trinidad (también conocido como Kom H) en Dongola, la antigua capital del reino nubio de Makuria, situada a orillas del Nilo, que se convirtió al cristianismo, vivió su era dorada entre finales del siglo VIII y el siglo XII y fue abandonada en el siglo XVII. Los investigadores polacos creen que se trata de la tumba del arzobispo Georgios, quien -según una estela funeraria en griego hallada junto al lugar- nació en 1031 y murió en 1113, a los 82 años de edad. Al arzobispo Georgios, quien probablemente fue el hijo del rey Zacarías V, puede que se le impidiera heredar el trono debido a un cambio en el sistema de sucesión real, pero como máximo representante de la Iglesia de Makuria logró una proeza excepcional. Cambió la imagen de la cristiandad de Makuria mediante la popularización de literatura religiosa escrita en antiguo nubio y la introducción de un culto a los antiguos gobernantes y obispos, además de a los santos locales, como en el caso bien documentado de Anna de Dongola, afirma Wlodzimierz. 

La tumba de techo abovedado consta de cuatro paredes. Las inscripciones presentes en tres de ellas están dedicadas a la Virgen María, a quien se le aparece La Muerte en forma de gallo. Las oraciones de María son una expresión de su ansiedad ante la proximidad de la muerte. Reclama su papel como Madre de Dios y, entre otras cosas, reza lo siguiente: Ahora, oh mi Señor y mi Dios, ha llegado el momento en que llego a ti y tú me muestras misericordia. Retira de delante mío las piedras que obstaculizan el camino, además de los (demonios con) rostros cambiantes. Que caigan aquellos que están a mi mano izquierda ¡y que asciendan llenos de alegría aquellos que están a mi mano derecha!. Las inscripciones también incluyen pasajes de los cuatro evangelios, además de nombres y signos mágicos.