Un individuo de época romana fue enterrado boca abajo y con una piedra en la boca

La piedra metida en la boca puede que tuviera un simbolismo: en sustitución de la lengua cercenada o por su fama de bocazas y para que guardara silencio para siempre

1 / 3

1 / 3

esqueletoromano1. Una práctica funeraria inusual

Una práctica funeraria inusual

Cráneo de un individuo de época romana, de unos 30 años de edad, con una piedra plana metida en la boca.

Foto: Historic England

2 / 3

esqueletoromano2. Enterrado boca abajo

Enterrado boca abajo

El individuo fue enterrado boca abajo, quizá para evitar que el cuerpo resucitara de su tumba y amenazara a los vivos.

Foto: Historic England

3 / 3

El lugar del hallazgo

El lugar del hallazgo

Los restos fueron encontrados en Stanwick cerca del río Nene, al norte de Londres y datan del tercer o cuarto siglo después de Cristo.  

Mapa: Google

Alec Forssmann

24 de enero de 2017

¿Cuánto sabes sobre emperadores romanos?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre emperadores romanos?

Un individuo de unos 30 años de edad que vivió en territorio británico durante la ocupación romana fue enterrado boca abajo y con una piedra plana metida en la boca. El esqueleto fue excavado en 1991 en un antiguo cementerio que acogía los restos de 35 personas, en Stanwick, no muy lejos de Cambridge, en Inglaterra. Pero hasta ahora no se habían examinado los restos de forma minuciosa, por parte de un equipo de especialistas de Historic England, un servicio arqueológico del Gobierno británico. El periódico británico The Guardian reveló el hallazgo el pasado lunes.

"El enterramiento es muy poco habitual, posiblemente único", explica Historic England a National Geographic. "Simon Mays, un biólogo de Historic England especializado en esqueletos humanos, considera que el tipo de enterramiento y las alteraciones en los huesos, probablemente debidas a una infección, sugieren que al individuo le amputaron la lengua cuando aún estaba vivo y la piedra fue puesta ahí en un acto simbólico y en sustitución de la lengua cercenada".

Los arqueólogos creen que le pusieron la piedra en sustitución de la lengua cercenada

Mays comenta en el artículo de The Guardian que "el hecho de que estuviera enterrado boca abajo es compatible con alguien cuyo comportamiento era extraño o amenazador para la comunidad". Y añade que "pudo ser una forma de evitar que el cuerpo resucitara de su tumba y amenazara a los vivos".