Irak

Identifican más de mil sitios arqueológicos en el norte de Irak

Erbil

Erbil

FOTO: ELENA BECATOROS / AP PHOTO / GTRES

Un equipo de la Universidad de Harvard está explorando antiguos asentamientos alrededor de la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí

Jason Ur, profesor del Departamento de Antropología de la Universidad de Harvard, ha emprendido un proyecto arqueológico de cinco años de duración con el fin de explorar un área de 3.200 km2 (equivalente a la provincia de Álava) alrededor de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, en el norte del país, según informa la publicación universitaria Harvard Gazette. Desde comienzos de los años treinta ningún equipo arqueológico de la Universidad de Harvard se había desplazado a Irak, un país que ha sufrido los efectos devastadores de la guerra. El propósito de esta exploración consiste en localizar antiguas ciudades, poblaciones, canales y caminos. Según explica Ur, en apenas unos meses se han identificado 1.200 yacimientos arqueológicos potenciales y otros miles que podrían aparecer en los próximos años.

«Estamos descubriendo, sin lugar a dudas, el sitio arqueológico más valioso de Oriente Medio», asegura Jason Ur. «Debido al historial de conflictos y luchas étnicas en esta región no se ha realizado ningún trabajo en todo el área, realmente es una tabula rasa; se trata de un momento muy excitante», añade. Sin embargo, esta «pizarra en blanco» está siendo rápidamente suprimida por el desarrollo.«Uno de los retos de este proyecto es su duración limitada», explica Ur. «Me interesa localizar sitios individuales, pero también el espacio entre ellos, los indicios físicos de la agricultura y los caminos y las vías que los unen. Éste es el tipo de elementos efímeros que el desarrollo se llevará por delante. Hemos llegado en el momento justo porque la economía está creciendo en el Kurdistán y el desarrollo se está propagando por toda la región».

Para rastrear los asentamientos, Jason Ur está utilizando imágenes desclasificadas que fueron tomadas por satélites espía en los años sesenta. «El material desclasificado nos ha permitido analizar 3.200 km2 y hemos encontrado 1.200 sitios con un 90 por ciento de certeza», dice. «Hemos desatendido uno de los lugares más importantes de las antiguas civilizaciones por accidentes históricos y porque ha sido una zona de conflicto durante muchos años. Ahora que podemos ir, empezamos a comprender lo que ha habido ahí durante tanto tiempo».