Madrid

Hermosa transparencia

El Museo del Prado exhibe una veintena de piezas talladas en cristal de roca, creadas a finales del Renacimiento para los soberanos y miembros de la alta nobleza europea

1 / 5

1 / 5

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

Vaso de la Montería (tercer cuarto del siglo XVI), pieza de cristal de roca de Francesco Tortorino.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

2 / 5

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

Columna triunfal (1554-1565), de Francesco Tortorino. Cristal de roca, ágata calcedonia, bronce, plata dorada.

© PALAZZO PITTI, MUSEO DEGLI ARGENTI, FIRENZE / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

3 / 5

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

Barco de la Tortuga (c. 1570), de Annibale Fontana. Cristal de roca y oro esmaltado.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

4 / 5

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

Vaso con las historias de Susana y Judith (mediados del siglo XVI), de cristal de roca y oro esmaltado.

© MUSÉE DU LOUVRE, DÉPARTEMENT DES OBJETS D'ART / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

5 / 5

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

«Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés»

Vaso en forma de dragón o “caquesseitão” (segunda mitad del siglo XVI), obra de cristal de roca del taller de los Miseroni.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

El Museo del Prado exhibe una veintena de piezas talladas en cristal de roca, creadas a finales del Renacimiento para los soberanos y miembros de la alta nobleza europea

Milán, segunda mitad del siglo XVI. La ciudad italiana destaca en la talla del cuarzo hialino o cristal de roca, utilizado como gema por su hermosa transparencia. Los talleres de las familias Miseroni y Saracchi, y artistas individuales como Francesco Tortorino y Annibale Fontana, producen unas obras extraordinarias que aúnan inspiración artística, erudición y conocimiento técnico; unas piezas que sólo podían asumir los soberanos y miembros de la alta nobleza europea, entre ellos Felipe II, quien fue investido duque de Milán.

Veinte obras maestras

El Museo del Prado propone "un acercamiento a una expresión artística poco explorada hasta ahora" como es la talla del cristal de roca. La exposición Arte transparente. La talla de cristal en el Renacimiento milanés, del 14 de octubre al 10 de enero de 2016, reúne un conjunto de veinte piezas, "todas ellas obras maestras de gran calidad y especial relevancia". Catorce de ellas pertenecen al Tesoro del Delfín, conservado en el Prado, y seis proceden de las colecciones florentinas de los Médicis y de la colección parisina de Luis XIV, abuelo de Felipe V. También se puede contemplar una muestra de la cristalización del cuarzo hialino y, con la colaboración de Samsung, se pueden visualizar los detalles de las obras a través de dispositivos ubicados en el interior de la sala.