Brasil

Hallazgos arqueológicos en Río de Janeiro

Los arqueólogos que supervisan la construcción de la futura Línea 4 de metro han hallado más de 200.000 objetos de los siglos XVII, XVIII y XIX

1 / 6

1 / 6

Sitio arqueológico de Leopoldina

Sitio arqueológico de Leopoldina

En el sitio arqueológico de Leopoldina aún se puede apreciar el antiguo pavimento adoquinado del matadero de São Cristóvão, que estuvo operativo entre 1853 y 1881.

© FVD STUDIO

2 / 6

Sitio arqueológico de Leopoldina

Sitio arqueológico de Leopoldina

Las botellas de cerámica de gres (al fondo), producidas en Alemania, fueron muy apreciadas por su resistencia. En 1853 se comenzaron a exportar a Londres, Brasil o Estados Unidos. Contenían agua procedente de Nassau (Bahamas), valorada por sus propiedades curativas. 

© FVD STUDIO

3 / 6

Sitio arqueológico de Leopoldina

Sitio arqueológico de Leopoldina

Frascos de perfume u otros líquidos que han permanecido intactos. 

© FVD STUDIO

4 / 6

Sitio arqueológico de Leopoldina

Sitio arqueológico de Leopoldina

Cepillo de dientes elaborado con marfil y hueso en el que se puede leer la siguiente inscripción: Su Majestad, el Emperador de Brasil.

© FVD STUDIO

5 / 6

Sitio arqueológico de Leopoldina

Sitio arqueológico de Leopoldina

Pasta de dientes del siglo XIX.

© FVD STUDIO

6 / 6

Sitio arqueológico de Leopoldina

Sitio arqueológico de Leopoldina

Anillo de oro similar a los que se utilizaban en el Imperio romano. Los investigadores estudiarán la pieza para saber si se trata de una pieza original de época romana o una reproducción del siglo XIX. 

© FVD STUDIO

25 de octubre de 2013

El frenesí constructivo que está viviendo Río de Janeiro de cara al Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 ha deparado sorprendentes hallazgos arqueológicos en la ciudad carioca. Desde el pasado mes de marzo, un equipo de arqueólogos brasileños ha supervisado la construcción de la Línea 4 de metro -que enlazará Barra da Tijuca con Ipanema- y junto a la antigua estación de Leopoldina ha descubierto más de 200.000 objetos -fragmentos o piezas enteras- que datan de los siglos XVII, XVIII y XIX, aunque algunos podrían ser del período precolonial, cuando el territorio estaba ocupado por diferentes pueblos indígenas. Podríamos estar frente al sitio arqueológico más importante de la ciudad. La cantidad y calidad del material hallado es impresionante, explica en un comunicado el arqueólogo Cláudio Prado de Mello, responsable de las excavaciones, del Instituto de Investigación Histórica y Arqueológica de Río de Janeiro (IPHARJ). 

Un antiguo vertedero del palacio real

Las piezas -de porcelana, vidrio, cuero e incluso oro- han aparecido a una profundidad de entre 50 centímetros y 2,5 metros en un terreno de la avenida Francisco Bicalho, en Leopoldina, un sitio arqueológico cuya existencia ya se conocía pero que nunca había sido excavado. En uno de los objetos hallados, un cepillo de dientes elaborado con marfil y hueso, se puede leer la inscripción Su Majestad, el Emperador de Brasil, escrita en francés. Los investigadores del IPHARJ creen que perteneció a Pedro II de Brasil (Río de Janeiro, 1825-París, 1891) o a algún miembro de la familia real portuguesa que residió en el Palacio Imperial de São Cristóvão, situado en las inmediaciones. La zona de Leopoldina fue utilizada como un vertedero del palacio real. De hecho, se han hallado tazas con el escudo de armas de la familia real, frascos de perfume y joyería de época imperial. Entre 1853 y 1881 se instaló un matadero en la zona, que fue trasladado por el olor pútrido que desprendía. Los arqueólogos también han sacado a la luz algunos artefactos de piedra de los arariboia, una tribu nativa que en 1560 intervino decisivamente en la expulsión de los franceses.