Hallazgo truculento en Atenas: 80 esqueletos maniatados del siglo VII a.C.

Excavan una fosa común al sur de Atenas que contiene decenas de esqueletos con las mandíbulas abiertas y gimientes

2 / 6

1 / 6

faliro1. Fosa común

Fosa común

Fosa común en la bahía de Fáliro, hallada durante las excavaciones arqueológicas previas a la construcción del Centro Cultural de la Fundación Stavros Niarchos.

Foto: Ministry of Culture, Greece

2 / 6

faliro2. Esqueletos maniatados

Esqueletos maniatados

Los ochenta esqueletos estaban colocados uno al lado del otro, con las mandíbulas abiertas y gimientes y las manos encadenadas sobre el cráneo.

Foto: Ministry of Culture, Greece

3 / 6

faliro3. ¿Conspiradores?

¿Conspiradores?

Los esqueletos podrían ser los restos de los conspiradores que participaron en el golpe de Estado que organizó Cilón, un noble ateniense, en el año 632 a.C.

Foto: Ministry of Culture, Greece

4 / 6

faliro4. Complexión fuerte

Complexión fuerte

Los esqueletos corresponden a jóvenes de complexión fuerte y con una dentadura perfecta.

Foto: Ministry of Culture, Greece

5 / 6

faliro5. Extensa necrópolis

Extensa necrópolis

La fosa común forma parte de una extensa necrópolis situada en la bahía de Fáliro, al sur de Atenas.

Foto: Ministry of Culture, Greece

6 / 6

faliro6. Esqueleto de un caballo

Esqueleto de un caballo

Esqueleto de un caballo perfectamente conservado, hallado en la necrópolis de la bahía de Fáliro.

Foto: Ministry of Culture, Greece

Alec Forssmann

15 de abril de 2016

Inventos griegos, los autómatas de Herón

Más información

Inventos griegos, los autómatas de Herón

El Ministerio de Cultura de Grecia reveló recientemente un hallazgo truculento de la Época Arcaica de este país, cuando fueron desapareciendo los reyes y una parte de la aristocracia aplicó nuevas ideas políticas que acabaron cristalizando en la democracia. Las excavaciones arqueológicas previas a la construcción del Centro Cultural de la Fundación Stavros Niarchos en la bahía de Fáliro, al sur de Atenas, junto al antiguo puerto, han sacado a la luz una fosa común de aspecto escalofriante: ochenta esqueletos, uno al lado del otro, con las mandíbulas abiertas y gimientes y las manos encadenadas sobre el cráneo.

Los arqueólogos creen que corresponden a hombres jóvenes de complexión fuerte, pues tienen una dentadura excelente y no presentan fracturas óseas. En un esqueleto había una punta de flecha incrustada en el hombro, lo que sugiere una posible captura, según la arqueóloga responsable Stella Chrysoulaki. Otro tenía los pies atados.

¿Son los conspiradores del ambicioso Cilón?

La fosa común, que forma parte de una extensa necrópolis, ha podido ser fechada gracias a dos enócoes o vasijas en el tercer cuarto del siglo VII a.C., es decir, entre el 650 y el 625 a.C. El trágico suceso, inmortalizado a dos metros y medio de profundidad, coincide por tanto con el golpe de Estado que organizó Cilón, un noble ateniense, en el año 632 a.C., en una época de cambios sociales e ideológicos, pero también de revueltas populares e intentonas golpistas. El levantamiento militar fue sofocado por los atenienses y los conspiradores fueron cercados en la Acrópolis y posteriormente masacrados, excepto el propio Cilón, que consiguió huir.

"La conjuración de Cilón aparece como un episodio de las rivalidades que se darían entre familias aristocráticas por conseguir el poder personal frente a la solidaridad entre ellas", explica María José Hidalgo de la Vega en Historia de la Grecia Antigua. Los esqueletos maniatados de la bahía de Fáliro podrian estar relacionados con la conjura de Cilón, el primer suceso fidedigno de la historia ateniense.